Enviar

Ni el gobierno ni la mayoría de los nacionales se encuentran en buenas condiciones económicas aunque el gasto se haya seguido disparando como si lo estuvieran


Solución: Gasto mesurado

El país atraviesa una difícil situación al haberse endeudado externamente para cubrir parte de su gasto, y la mayoría de la población ve disminuida su capacidad de consumo, a pesar de lo cual, hasta el momento sigue endeudándose también, especialmente por medio de tarjetas de crédito.
Hay variadas opiniones acerca de las razones que generaron esto internamente.
La realidad es que a pesar de estar entrando la economía local en la época del año en la cual tradicionalmente los costarricenses gastan más en bienes de consumo las expectativas del comercio son de incertidumbre, aunque muchos buscan mantener el optimismo.
El Día de la Madre, los descuentos de setiembre, mes de cierre fiscal y el Viernes Negro en noviembre, se unen a la temporada navideña siempre provocando el disparo de las ventas en el comercio.
Aun si algunos de estos no experimentaron buenas ventas durante el resto del año, normalmente suelen equilibrar esa situación con el incremento de agosto a diciembre.
Sin embargo pareciera que este año las cosas se mueven de modo diferente y digno de atención.
Ni el gobierno ni la mayoría de los nacionales se encuentran en buenas condiciones económicas aunque el gasto se haya seguido disparando como si lo estuvieran.
Desde las posibilidades del primero, aun sin entrar al papel que juega el Banco Central, podría haber existido un impulso a la economía mediante la generación de empleo que se habría producido si varios proyectos grandes hubieran podido iniciar su desarrollo sin problemas.
Sin embargo, sabemos que por el contrario, la forma en que se gestionaron provocó su estancamiento y más bien una especie de toma de conciencia de ciertos sectores de la población sobre la necesidad de organizarse e intentar presentar alternativas para activar algunas de dichas obras.
En cuanto a la población, habrá que esperar al comportamiento de final de año para saber si en alguna medida ha logrado palpar la necesidad de gastar de forma mesurada, de modo que, sin dejar el consumo, este se torne más racional y las deudas por este concepto no se vuelvan una amenaza.
 

Ver comentarios