Enviar
Fatiga durante una ronda
Trate de jugar lo más simple posible para que no se vea afectado

Dinia Vargas
[email protected]

Una ronda de golf normalmente conlleva varias horas de juego, lo cual puede ser muy exigente para el golfista y por ende producir agotamiento físico.
Mucho más común es que durante un recorrido de 18 hoyos, que sería aproximadamente unas cuatro horas de juego en algunas ocasiones sumándole un intenso sol o viento, la fatiga puede llegar con apenas la mitad del camino jugado.
“Esto se da especialmente en quienes están acostumbrados a usar carrito y por algún motivo les exigen caminar, entonces el cuerpo lo va a resentir, más si la persona no tiene la costumbre de hacer ejercicio o no realiza una ronda caminando de vez en cuando, a eso se le puede unir el hecho de trasnocharse o una mala alimentación”, comentó Carlos Víquez, profesional de Los Reyes.
Asimismo, Víquez explicó que “en cada swing de golf se activan 124 músculos del cuerpo”, lo que significa que hay una demanda de actividad física bastante alta.
Pero, qué debe realizar el golfista en ese instante, cuando siente que su cuerpo ya no da más y sin embargo debe continuar con su ronda de juego.
“Cuando un golfista ya siente fatiga es muy difícil volver a recuperar la energía. Es como cuando uno se deshidrata, si siente sed es porque el cuerpo ya está deshidratado”, dijo Carlos Rojas, profesional de Reserva Conchal.
“Lo mejor en ese momento sería descansar, pero como no es posible el golfista debe jugar lo más simple posible, tratar de evitar los movimientos forzados, realizar ejercicios de respiración profunda (exhalar e inhalar), ingerir alimentos energéticos y especialmente tener la mayor tranquilidad y paciencia posible”, añadió Rojas.
Como consecuencia del cansancio, el jugador verá como resultados reflejados en su juego —su score y la dirección de sus golpes comienzan a cambiar drásticamente—, que ya no puede pegar igual de largo, pierde la concentración y su único pensamiento se basa en tratar de terminar lo más pronto posible la ronda.
“Lo peor es perder el enfoque. El golf no pasa tanto por la parte física, sino por el poder mental, si no está concentrado perderá la precisión en cada impacto. Los errores comenzarán a salir, por eso se debe ser más consciente, tratar de no forzar el swing y trabajar relajadamente”, aseguró Rojas.
Además, “hay que tratar de jugar menos rápido, que desacelerar los movimientos para que el golpe sea más efectivo. Sacrificar distancia en los tiros disminuyendo la velocidad del swing es una buena solución, porque al mismo tiempo se ganará una mayor constancia, es decir una mayor presión en los tiros”, indicó Víquez.
Recuerde que el cansancio siempre será un factor que influirá en su juego, así que vaya bien preparado en cada ronda para evitar que se haga presente.
Ver comentarios