Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



ACCIÓN


Solo golf: El licor perjudica su juego

Dinia Vargas [email protected] | Miércoles 18 noviembre, 2009



El licor perjudica su juego
Para lograr una buena ronda se requiere el mayor grado de sobriedad

Dinia Vargas
[email protected]

Los torneos sociales o un simple recorrido entre amigos en muchas ocasiones se convierten en el momento ideal para que una bebida alcohólica sea el “hidratante perfecto” del golfista amateur.
Pero, ¿será esto lo ideal? Por supuesto que no y en esto coinciden tanto Carlos Rojas, golfista profesional, como Mauricio Sirias, preparador físico.
Para desempeñarse de la mejor forma por el campo de golf se “requiere tener los cinco sentidos bien sobrios”, aseguró el preparador físico Mauricio Sirias.
Son muchos los aspectos del propio juego que se dejan de lado cuando se comienza a beber licor durante una ronda, más aún si llega a un grado de ebriedad muy alto.
“En lo físico el alcohol deshidrata rápidamente, porque se pierden las sales minerales. En el juego, es mucho peor, se ve afectada la motora fina, fundamental en el golf”, comentó Rojas, profesional de Reserva Conchal.
Para Sirias existen dos tipos de golfistas, aquel que busca mejorar y tener un alto nivel estando siempre alejado de cualquier tipo de bebida alcohólica durante una ronda; y el que hace todo lo contrario.
En el segundo de los casos al jugador no le concierne el hecho de estar deshidratado, ni le presta importancia a la pérdida de concentración que puede tener al ingerir licor, o la falta de coordinación y balance esenciales para desempeñarse de la mejor forma en la cancha, explicó Sirias.
Un aspecto todavía más serio es que un alto grado de ebriedad podría tener como consecuencia algún tipo de lesión. “En estos casos la lesión de espalda y hombro son las más comunes al no tener control completo sobre su cuerpo”, manifestó Mauricio.
Rojas asegura que esto ha venido disminuyendo con el tiempo y que cada día se ve con menos frecuencia en las canchas, aunque siempre serán los torneos los encargados de marcar la pauta.
“Bueno, hay torneos de torneos, unos que son de muy alto nivel y otros que buscan especialmente la diversión del golfista, como los que son en grupo. Esos son los que terminan promoviendo más que el jugador tome en una ronda. Hay que tomar en cuenta que en los últimos años los altos premios han venido a incentivar que el golfista trate de jugar mejor y por eso prefiere no beber para tener opciones de pelear por los premios”, indicó.
Al fin al cabo el alcohol es un aspecto que se debe ir erradicando poco a poco porque en sí termina dándoles mala fama al golf a personas ajenas a él.


Famoso caso Daly


El golfista estadounidense John Daly es más que conocido por sus problemas con el alcohol, tanto así que en dos ocasiones ha sido suspendido por la PGA.
En la última ocasión se dio a conocer a finales del año anterior cuando Daly le prohibieron participar en torneos de la PGA por seis meses. La medida se tomó luego de que la policía de Winston-Salem (Carolina del Norte) lo encontró ebrio a la salida de un restaurante y le condujo a la cárcel para que se le pasara la borrachera.
Al ser consultado un portavoz de la PGA sobre el caso, explicó que el Circuito nunca hace comentarios sobre medidas disciplinarias que afecten a jugadores, pero el propio Daly reveló en ese entonces su suspensión “para ser honesto con mis seguidores y los organizadores”, asimismo agregó que “este es el punto más bajo en el que he estado”.


Voz del experto

Esta fue la opinión que dio el columnista de deportes de LA REPUBLICA Gaetano Pandolfo al ser consultado sobre el hecho de que los golfistas tomen licor durante una ronda.
“Como víctima que soy de la enfermedad del alcoholismo, me parece totalmente improcedente esa combinación de practicar deporte y consumir licor al mismo tiempo. Es tan sencillo y letal para los jóvenes como ver por ejemplo a nuestros seleccionados nacionales que cuando hace mucho calor en lugar de tomar agua pidan y consuman cerveza”.