Solo para creyentes
Enviar
Solo para creyentes

• El segundo largometraje basado en una teleserie de culto, no llena del todo las expectativas.

“Los expedientes secretos X: Quiero creer”
(The X-Files: I Want to Believe)
Dirección: Chris Carter. Reparto: David Duchovny, Gillian Anderson, Amanda Peet, Billy Connolly. Duración: 1.44. Origen: EE.UU. 2008. Calificación: 6.

En 2002, tras nueve temporadas, la teleserie “Los expedientes secretos X” fue cancelada, en medio de las protestas de sus seguidores. Uno de los mejores programas de ciencia ficción de siempre, dejó de ser transmitido por una simple razón: falta de ideas novedosas. Este problema es evidente en “Los expedientes secretos X: Quiero creer”, segundo largometraje basado en el popular espacio.
La película anterior, dirigida en 1998 por Rob Bowman, retomaba el tema recurrente de la gran conspiración, organizada para ocultar la presencia de extraterrestres en nuestro planeta. Esta entrega, en cambio, presenta una historia aislada, más sencilla y mundana, que recuerda los primeros capítulos.
La dirección corrió a cargo de Chris Carter, el mismísimo creador de “Los expedientes secretos X”. Este confeccionó un producto apenas regular, que se deja ver sin llenar del todo las expectativas. Entusiasmará únicamente al nicho de los fanáticos, deseosos de volver a disfrutar de sus héroes favoritos en acción.
Han transcurrido años, desde que Fox Mulder y Dana Scully dejaron el FBI. El primero vive como un ermitaño; la segunda trabaja como cirujana en un hospital católico. Un agente federal le pide ayuda a Scully para localizar a Mulder, pues se ocupa su olfato para encontrar a una investigadora secuestrada.
La única pista que tienen las autoridades es un sacerdote pedófilo, encarcelado por sus crímenes y supuestamente dotado de poderes psíquicos. Mientras desaparecen otras mujeres sin dejar rastro, Mulder y Scully colaboran como en los viejos tiempos, hasta descubrir una verdad espeluznante.
La trama se desarrolla con buen ritmo, generando interés y curiosidad. La tensión sube y baja, siendo afectada por ciertas divagaciones narrativas, las cuales incluyen los esfuerzos de la doctora Scully por salvar a un niño con una enfermedad terminal. Esta porción del relato contiene consideraciones éticas y espirituales bien interesantes, cuestionando posiciones y dogmas dentro del eterno conflicto entre ciencia y religión. No obstante, ambas líneas argumentales se entrelazan de manera arbitraria y nunca se integran plenamente.
David Duchovny y Gillian Anderson son actores competentes, y habitan en sus personajes con naturalidad y convicción. El drama se beneficia de sus trabajos, así como del de Billy Connolly como el controversial padre Joe.
Con su intriga de misterio cautivante y a la vez poco imaginativa, “Los expedientes secretos X: Quiero creer” marca la decadencia de una franquicia que sigue entreteniendo, aunque perdió su capacidad de asombrar.

Ver comentarios