Enviar
La edad no importa
Tom Watson dio un claro ejemplo de que el golf puede practicarlo cualquiera

Dinia Vargas
[email protected]

El domingo 19 de julio en el campo de golf de Tumberry, en Escocia, el golfista estadounidense de 59 años, Tom Watson, estuvo a punto de escribir una nueva historia en el golf mundial de convertirse en el jugador de mayor edad en ganar un torneo de Grand Slam.
Un putt de dos metros en el hoyo 18 destrozó el sueño de Watson y de miles de fanáticos que lo aplaudían y coreaban su nombre; sin embargo, ese “triunfo sin medalla”, como lo llamó el golfista argentino Roberto Da Vicencio, sirvió para reafirmar el hecho de que en el golf no importa la edad.
Pero, ¿cómo un señor de casi 60 años gana un torneo que se juega a un nivel tan alto competitivamente, donde están los mejores golfistas del mundo?
Para José Quesada, profesional del campo de golf La Iguana, eso se debe a que a pesar de que Watson “competía con gente que le pegaba mucho más largo que él, todo estaba en la actitud y en la perseverancia”.
Mientras tanto, para Jorge Piedrahita, profesional del Cariari Country Club, “el golf es un deporte muy lindo que se puede jugar con tranquilidad, solo se necesita concentración y un buen estado físico, como fue el caso de Watson, para soportar el recorrido. Esta disciplina necesita concentración y trabajo y no se requieren movimientos fuertes”.
Una victoria de Watson en el British Open, para Piedrahita, hubiera sido esencial para atraer aún más adeptos al deporte, “especialmente porque nunca es tarde para aprender y además muchos que no saben de golf se motivarían y pensarían que ellos igualmente podrían hacer algo parecido”.
No obstante, el trabajo realizado por Watson generó admiración y muy positivos comentarios, porque sirvió para demostrar que en el golf no existe la edad.
“No se requiere ser muy fuerte y grande, lo importante es tener una buena actitud. El golf es de los deportes que se prolongan por más tiempo, hasta nivel profesional una persona de 65 años todavía puede estar jugando golf”, comentó Quesada.
También existe el handicap, un sistema que de alguna forma permite equiparar el nivel de juego de cada golfista. “De hecho es uno de los deportes que pueden compartir un niño con el abuelo, o un hombre con una mujer, o un muy buen golfista con un niño, porque se puede balancear el nivel de cada jugador por medio del sistema de handicap y hacer que todos compitan por un mismo objetivo”, señaló Quesada.
En la disciplina del guante blanco está igualmente claro que existen muchas diferencias con los demás deportes, por ejemplo no existe fricción a la hora de jugarlo e igualmente el golfista no tiene que estar reaccionando para recibir la bola, lo que evita muchas lesiones.
“En el golf la bola está en un solo punto, nunca viene hacia usted, sino que uno se encarga de moverla, es decir, la bola nunca llega a usted por lo cual no tiene que reaccionar para recibirla, usted es el encargado de accionarla”, concluyó el profesional de La Iguana.
Tom Watson, con lágrimas en los ojos, quedó a un paso de hacer historia, pero al final será más recordado Watson por todo lo que logró en el British Open, que el mismo Stewart Cink por haber terminado con el trofeo en sus manos.


Seve estaría en el British

Dinia Vargas
[email protected]

La actuación de Tom Watson en el British Open sirvió de inspiración para muchos golfistas veteranos, pero en especial para el español Severiano Ballesteros, que prometió que en 2010 disputará el torneo inglés.
Ballesteros, que se recupera del tumor cerebral que le fue diagnosticado en octubre del año anterior, aseguró en declaraciones a la BBC británica que se está preparando desde ahora para estar en ese Grand Slam.
“Les prometo a todos ustedes que estaré allí, para decir adiós y gracias por todo lo que han hecho durante todos estos años”, dijo Ballesteros motivado por la actuación de Watson.
“Si las cosas van con normalidad, algo que espero, entonces estaré allí”, expresó el golfista de 52 años y aún físicamente débil después de haber sufrido un tumor cerebral que afectó la visibilidad de su ojo izquierdo, hecho que lo está obligando a adaptar su juego en las sesiones de entrenamiento.
Seve, considerado por muchos como uno de los mejores golfistas de la historia, habló sobre su estado de salud y mantuvo que “puede que la gente sienta pena” —por él— pero afirmó sentirse feliz. “Siento que soy una persona con suerte cuando miro mi vida”, indicó.
Ver comentarios