Enviar
Jugar por el honor
Los golfistas amateurs deben ver el golf como un pasatiempo donde compiten por un trofeo solamente

Dinia Vargas
[email protected]

La mayor diferencia entre ser un golfista profesional y uno amateur se basa en que el jugador amateur nunca puede optar por una bolsa de dinero, mientras que el profesional, todo lo contrario, siempre compite por renumeraciones económicas.
“Un aficionado es un jugador que practica el golf por hobby, sin ningún tipo de interés económico. Esa persona tiene su respectivo trabajo, sus responsabilidades y utiliza el golf para distraerse y pasar un tiempo agradable”, aseguró Alvaro Ortiz, golfista amateur.
Para Ortiz, es importante que el jugador amateur tenga claro que a la hora de competir por un torneo lo importante no es el premio, sino jugar por el honor que se obtiene al lograr el primer lugar del evento o de la categoría en la que participa.
“Uno tiene que competir por orgullo y por un trofeo nada más, no por un premio; esto hace que las intenciones del jugador puedan cambiar”, dijo Ortiz.
Los torneos de golf para amateur, en los últimos años han ofrecido premios muy grandes, por ejemplo tiquetes aéreos a cualquier destino turístico, que hacen que el jugador se sienta cada vez más atraído por participar.
En estos casos se puede encontrar alguna forma de beneficio gracias al deporte que se practica; sin embargo, como bien lo dice Ortiz, “es importante como amateur nunca perder el objetivo real, el cual es jugar por diversión”.
Y es que la competitividad sí puede existir entre los jugadores amateurs, buscar un nivel alto practicando todo lo que la rutina diaria se lo permita puede generarle al jugador premios mayores como participar en un Centroamericano.
“En realidad uno puede jugar por diversión, pero a la vez el golf se convierte en un reto cada vez que se juega, por eso se busca mejorar competitivamente. Tener un nivel alto puede traer mejores beneficios para nosotros, como representar al país en el exterior”, señaló Ramón Herrero, campeón nacional de la categoría Juvenil.
Así el golfista amateur tiene muchas más razones importantes por las cuales luchar y buscar crecer en su deporte, que un simple tiquete aéreo que otorga cualquier torneo.


Y las apuestas

Las apuestas se pueden realizar a la hora de jugar golf, eso no está prohibido. Sin embargo, el golfista amateur debe saber muy bien cuál es el tipo apuestas que puede realizar.
Para Ramón Herrero, en ocasiones para dar emoción a una simple ronda se puede acudir a una apuesta; no obstante, “pueden ser apuestas pequeñas, como el que pierde paga el refresco u otro tipo de pagos, donde no intervenga el dinero”.
Ver comentarios