Logo La República

Miércoles, 21 de agosto de 2019



ACCIÓN


Solo golf: Afinando detalles

Dinia Vargas [email protected] | Miércoles 24 junio, 2009



Afinando detalles
Mark Dinan, superintendente de Valle del Sol, habló sobre los últimos arreglos hechos al campo

Dinia Vargas
[email protected]

El campo de golf Valle del Sol será este fin de semana el escenario de uno de los torneos más importantes que se realizan a nivel nacional.
En su octava edición, la Copa Valle del Sol contará con la participación de aproximadamente 115 jugadores, por lo que la cancha debe estar en aceptables condiciones para soportar el trajín de dos días completos de juego.
El superintendente de este campo, Mark Dinan, ha trabajado fuerte para que el campo esté en óptimas condiciones para el torneo.
“Tenemos que reparar las trampas, chequear todos los hazard y banderas, quitar la mala hierba que puede crecer con la lluvia y hacer los últimos recortes”, aseguró Dinan. Aunque cortar el césped depende de que la lluvia permita realizar las labores, porque si el agua continúa no sé podrán hacer los cortes ya que se estropea el césped.
Un recorte de zacate en este campo conlleva varios días; por ejemplo, cortar los 18 greens se tarda un día completo, mientras que los fairways dos días, explicó Mark.
Uno de los cambios más grandes que encontrarán los golfistas en esta C
opa será el hoyo siete, que si antes era complicado ahora lo será el doble.
Se ha aumentado la distancia de este hoyo, “ahora serán 190 yardas las que se tendrán que recorrer del tee de salida a la bandera”, un par tres en el que se debe cruzar por encima del lago. Las palabras de Dinan hacen énfasis en lo complicado que puede estar, “este hoyo se las trae”.
También, entre los arreglos en los que se trabajó durante varios meses están los drenajes que se realizaron en
los fairways de los hoyos uno, ocho y nueve, en sectores donde el agua se empozaba fácilmente.
“Yo insisto en que con la cantidad de lluvia que cae en este país, lo mejor para evitar que los campos se empocen es realizar drenajes, para así tener el campo todos los meses del año”, comentó este superintendente, quien conoce a
la perfección la cancha de Valle del Sol por llevar 12 años encargándose de ella.
Mark afirma que cada día lucha, junto con su equipo de trabajo, para tratar de mantener en perfecto estado el campo, pero que es bastante difícil por lo marcado de las dos estaciones (seca y lluviosa).
“El suelo de aquí es muy arcilloso, así que en verano hay que trabajar pensando en el invierno y en invierno pensando en el verano. Lo más normal en verano es luchar contra las grietas que se le hacen al campo por falta de agua, y en invierno por el lodo por tanta lluvia”, explicó.
Dinan espera que para el sábado y domingo, días en que se jugará la Copa Valle del Sol, el campo responda a las exigencias de los jugadores, aunque mucho de eso dependerá de que cesen un poco las lluvias para darle espacio al sol.