Solís presentará presupuesto realista
Enviar

Gobierno gastaría menos en 2016 en términos reales

Solís presentará presupuesto realista

Hay dudas, pero primera señal es positiva



El gobierno mañana presentará un presupuesto a la Asamblea, que parece una iniciativa seria para lidiar con el crónico déficit que amenaza el futuro del país.
Se trata de una reducción real de los gastos de casi el 4%, en comparación con este año.
Hay algunas dudas, que tendrían que analizarse en las próximas semanas, incluso el impacto en el presupuesto del costo de servicio de la deuda, así como de los montos subejecutados.
Sin embargo, a primera vista el presupuesto sería una señal positiva para la economía nacional, así como un plan que podría contar con la aprobación legislativa.
En cuanto a la reducción de los gastos, se trataría de un gobierno que tendría un poder adquisitivo de hasta el 3,5% menor que este año, tomando en cuenta la inflación, según el cálculo de la Presidencia.
No se puede saber cuál será la inflación de 2016; sin embargo, el 4% pronosticado por el Gobierno es una proyección razonable, al suponer que el petróleo ya dejó de caer.
El presupuesto 2016 de ¢7.940 mil millones, en términos nominales representaría un incremento de solo ¢40 mil millones —el 0,5%— en comparación con el de este año, siendo el menor crecimiento en los últimos diez años, de acuerdo con un comunicado de ayer del presidente Luis Guillermo Solís.
Los recortes se darán en casi todos los ministerios, salvo Educación, involucrando temas como publicidad, viáticos, viajes al exterior, tiempos extraordinarios y consultorías.
Además, el gasto previsto para el pago de anualidades y alquileres crecería menos de la mitad del presentado en 2015, y quedarían prácticamente congeladas las partidas de alimentos, así como el reconocimiento de la restricción del ejercicio profesional.
Entretanto, quedan algunas dudas, incluida la de asegurar que los recortes no se refieren a los montos subejecutados, que no necesariamente representarían un ahorro.
También sería cuestión de asegurar que los recortes no incluyen la renovación de cualquier préstamo del Gobierno, que debe contabilizarse como un monto capital y no de gasto.
Aparte de estas y algunas otras dudas, el presupuesto divulgado ayer parece hacer una señal positiva para la economía, incluso para efectos del apoyo que tendría que obtener en la Asamblea.
A cambio del año pasado, el Gobierno no controla el Congreso, así que para aprobar el presupuesto 2016 necesitará el apoyo de varios partidos.



201508302214220.6.png


Redacción
[email protected]
Colaboró Rodrigo Díaz

Ver comentarios