Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



NACIONALES


“Solís desperdicia oportunidad para contener salarios públicos”

Esteban Arrieta [email protected] | Lunes 23 mayo, 2016

“Nadie está proponiendo eliminar puestos de trabajo, ni derechos adquiridos; sin embargo, sí es necesario reestructurar los pluses salariales”, dijo Franco Pacheco, nuevo presidente de Uccaep. Gerson Vargas/La República


Durante décadas el debate sobre el costo de los salarios públicos se ha postergado por falta de viabilidad política, asevera Franco Pacheco, nuevo presidente de la Uccaep, quien pide al Gobierno “no tener miedo” de discutir este tema.
Siete partidos políticos están dispuestos a recortar los pluses salariales, los cuales son un disparador del déficit fiscal, sin embargo, “el Presidente le da largas al asunto, desaprovechando una oportunidad de oro”, afirma Pacheco.

¿Qué tan cerca está el país de caer a un precipicio fiscal?
Costa Rica está en un momento crucial, en el que debe tomar decisiones de una vez.
En ese sentido, los sindicatos no pueden seguir actuando de forma irresponsable, anteponiendo sus intereses y beneficios personales a la realidad fiscal de Costa Rica.
Llegó la hora de que depongan sus posiciones y que de forma patriótica, acepten conversar sobre los salarios públicos, sin condiciones, sin amenazar o extorsionar con que irán a huelga.

¿Qué opina de la postura que ha asumido el Gobierno en este tema?
El mandatario desperdicia una oportunidad de oro para arreglar el tema de los salarios públicos, el cual ha estado ahí por décadas sin hacerse nada.
Hoy en día, tenemos siete partidos dispuestos a entrarle a este tema y pocas veces pasa eso, por lo que hay que aprovechar la viabilidad política.
Sin embargo, hasta el momento, el Presidente le ha dado largas al asunto. En estos días, tardó más de una semana para responder a un planteamiento de los diputados y cuando lo hizo, brindó su opinión basado en una premisa equivocada de que los diputados estaban dispuestos a votar impuestos por la vía rápida.

¿Qué debería hacer el mandatario?
Don Luis no debe tener miedo de las amenazas y la extorsión de los sindicatos, ya que los costarricenses estamos cansados de estos grupos, que solo piensan en ellos y que quieren obligar al país a tomar ajustes financieros, que pondrían en peligro el trabajo de miles de costarricenses, solo por defender los privilegios de unos cuantos.

Los líderes sindicales temen una ola de despidos con la ley de responsabilidad fiscal, ¿qué opina?
No sé de dónde están sacando eso, ya que nadie está proponiendo eliminar puestos de trabajo, ni tampoco los derechos adquiridos.
Sin embargo, sí es clara la necesidad de reestructurar la concesión de pluses salariales, para que los nuevos burócratas tengan reglas diferentes.

¿Cuál es su principal preocupación como empresario?
La competitividad es fundamental en un mundo abierto y para lograrla, necesitamos un aparato estatal ágil, eficiente, y productivo, además de contar con la infraestructura adecuada en puertos, muelles y carreteras.
El Gobierno debería entender que la gasolina de la economía es el sector privado.
Si no arreglamos el déficit, se pagaría una factura muy cara solo para mantener los privilegios del 14% de los trabajadores.


¿Qué debe conocerse primero, el plan para revisar los salarios públicos, o la mejora en la recaudación, incluyendo los proyectos contra el fraude fiscal y los impuestos?
Debemos empezar por ordenar el gasto y contener la bola de nieve que significan los salarios.
Después, el Gobierno debe luchar por ampliar la base de la recaudación luchando contra la informalidad y la evasión y por último pensar en nuevos impuestos como el IVA.

¿Y qué pasa con la renta?
Cuando la plata no alcanza en una economía familiar, lo primero es ver de dónde se recorta, pero a nadie se le ocurre ir a robar o a exigirle al jefe que le aumente el sueldo.
No estamos dispuestos a conversar de impuestos, mientras no se conozca la agenda de gasto. Eso es lo responsable, no podemos majarle la manguera de oxígeno al sector productivo que es el motor de la economía.
Hay empresas que se están yendo del país, y con nuevos tributos, afectaríamos más el clima de negocios.

¿Necesita el Gobierno conocer los nombres de los dueños de las empresas para atacar la evasión y elusión?
Lo primero que se debe aclarar, es que este tipo de intenciones desincentivan al sector privado.
Por otra parte, no creemos que sea necesario facilitar un registro de accionistas con beneficiarios finales, cuando la legislación ya contempla herramientas legales para revisar los libros de las empresas.
Siento que el sector productivo está siendo el conejillo de Indias del Gobierno.