Enviar
¿Sobrevivirá Apple sin la magia de Jobs?
La empresa “es sostenible para los próximos cuatro o cinco años. La clave es qué pasará después”, dicen analistas

El cambio de rumbo de Apple, a pesar de la caída de sus acciones, parece estabilizado tras la renuncia de Steve Jobs y la confirmación de Tim Cook como nuevo consejero delegado, cuyo mayor reto será a largo plazo, ya que la estrategia de la compañía está planificada para los próximos años.
“Quiero que tengan confianza en que Apple no va cambiar”, dijo ayer Cook en una carta enviada a los empleados de la empresa.
“Steve construyó una compañía y una cultura únicas en el mundo y vamos a seguir así; ese es nuestro ADN. Vamos a seguir haciendo los mejores productos del mundo”, añadió.
Cook, de 50 años, hasta ahora jefe de operaciones, ha sido el rostro visible de Apple desde que Jobs anunciara su baja médica indefinida en enero.
Quienes lo conocen lo definen como un hombre con gran ética de trabajo, amante de Bob Dylan y del ejercicio físico —el ciclista Lance Armstrong es uno de sus héroes—, menos autoritario que Jobs y que en 1996 fue erróneamente diagnosticado con esclerosis múltiple, momento desde el que comenzó a recaudar fondos para la investigación contra esa enfermedad.
Ahora, confiando en la estrategia de la compañía y en el futuro de nuevos productos como el iPhone 5, el nuevo sistema operativo iOS o el iPad 3, deberá mantener esa línea de expectación y buenos resultados en cuanto a innovación y diseño que ofrecía Jobs puntualmente.
Los analistas se preguntan precisamente si Cook será capaz de mantener la visión y de generar las ideas que llevaron a Jobs a convertir Apple en la empresa que es hoy día tras multiplicar por 34 el valor de la compañía, que pasó de unos $5 mil millones de 2000 a $170 mil millones en la actualidad, por encima de Google.

“Steve Jobs es Apple. Apple es Steve Jobs. Pero sabíamos que esta situación llegaría en algún momento”, dijo al canal CNN Leigh Gallagher, directora general asistente de la revista especializada Fortune.
“Tim Cook ya no es un extraño para los mercados y lo que está ocurriendo en Wall Street entra en el escenario común”, añadió.
Las acciones de Apple caían a última hora del miércoles más del 5% —unos $18 mil millones en valor de mercado— en las operaciones electrónicas posteriores al cierre de Wall Street tras conocerse la renuncia por sorpresa de Jobs, y en la mañana de ayer habían descendido un 2,11% más.
“Apple es sostenible para los próximos cuatro o cinco años. La clave es qué pasará después”, añadió la especialista. La empresa posee productos en desarrollo hasta 2013 y tiene fijados los pasos a seguir hasta 2015.

Los Angeles / EFE
Ver comentarios