Sobreoferta golpea a médicos generales
La demanda de especialistas en el país es muy alta, eso se refleja en las largas listas de espera a las que se enfrentan los costarricenses, dijo Pablo Guzmán, rector de UCIMED. Esteban Monge / La República
Enviar

Resumen ejecutivo:
Las familias deberían analizar con cautela la opción de los estudios de medicina, ya que la sobreoferta en esta área está dejando a varios egresados en una situación de subempleo.
Los médicos especializados tienden a no enfrentar este problema; sin embargo, esta opción es limitada, dados los embudos de la Caja en el proceso de especializarse.


Además, en los últimos años cientos de jóvenes han sido atraídos por las nuevas carreras universitarias.

 

Las familias deberían analizar con cautela la opción de los estudios de medicina, ya que la sobreoferta en esta área está dejando a varios egresados en una situación de subempleo.
En lo que a la sobreoferta se refiere, la cantidad de egresados de medicina ha crecido en casi el 60% en los últimos cinco años.
Solo en 2015, la Universidad de Costa Rica y los ocho centros de educación superior privada que ofrecen la carrera de medicina, graduaron a casi 700 jóvenes, el 22% más que el año anterior.
En comparación, el crecimiento en ingenieros era de tan solo el 5%, mientras la cantidad de egresados de derecho cayó en un 29%.
La población nacional por su parte casi no creció.
Ante esta situación, aproximadamente la décima parte de los recién egresados —hasta unos 1.500— sobre todo en medicina general, debe recurrir a otros oficios, según el Colegio de Médicos y Cirujanos.
“Sabemos de médicos que han tenido que ir a trabajar a call centers o incluso manejar taxi, hay un caso muy conocido de uno que abrió una panadería”, dijo Alexis Castillo, presidente del Colegio.
Hay demanda insatisfecha para los doctores especializados; sin embargo, la poca capacidad de la Caja de formarlos ha sido un embudo, ya que hay poco campo en los hospitales donde se realiza la capacitación.
Se trata de no más de 250 plazas al año, mediante concursos a los cuales acuden unos 2 mil médicos.
“Nuestra principal limitación es precisamente la Caja, porque a pesar de que hemos pedido insistentemente acercamientos con ellos para suscribir en conjunto el convenio que nos permita formar especialistas en los hospitales públicos, no hemos obtenido respuesta”, dijo Pablo Guzmán, rector de Ucimed.

Por su parte, la limitación en la capacidad instalada y el elevado presupuesto, que conlleva el pago de salarios y horas extras a los médicos mientras se especializan durante un promedio de cuatro años, impide ampliar las plazas, según la Caja.
Mientras tanto, las opciones para estudiar medicina han crecido de forma significativa en los últimos años, con la apertura de las facultades médicas en la UIA el año pasado, luego de la Hispanoamericana en 2013, así como Ucimed, en 2012.
En 2010 iniciaron tres opciones educativas: U Latina, San Judas Tadeo y UACA.
“La formación de los médicos recae en las universidades al igual que el número de estos que se pueden integrar al mercado laboral; sin embargo, tratar de endilgar a las universidades una formación descontrolada en ausencia de una adecuada cuantificación de necesidades no sería justo”, dijo Jorge Corté, director médico de la Clínica Bíblica.

201604122000210.10-11-JORGE-CORTES-C-BIBLICA.jpg
El subempleo de los médicos es un fenómeno relativamente reciente y que amerita un estudio a mayor profundidad, dijo Jorge Cortés, director médico de la Clínica Bíblica. Gerson Vargas / La República

201604122000210.recuadro-10-11.gif

 


Ver comentarios