Enviar
Sábado 20 Diciembre, 2014

El consenso está avanzado (para Ley Procesal Laboral), falta incorporar al Partido Liberación Nacional


Sobre el Veto al Código Procesal Laboral

El día que el Dr. Calderón Guardia, refrendó el Código de Trabajo, le entregó al país no solo un conjunto de disposiciones legales en beneficio de la clase trabajadora, sino que sentó las bases de la paz social que por más de 70 años hemos disfrutado los costarricenses.
Y conforme a lo que él mismo sentenció, ese fue solo el inicio, pues en los años venideros se han promulgado leyes, como la Ley del Aguinaldo, la Ley de Protección al Trabajador y la Ley Procesal Laboral que han venido a modificar y adecuar la legislación a las nuevas necesidades y demandas del sector laboral.


El Código Procesal Laboral, aprobado en la anterior legislatura, contó con el aval y el apoyo del sector empresarial, laboral y sindical, que discutieron por muchos meses hasta llegar a acuerdos importantes.
El Código incorporó disposiciones importantes como por ejemplo que los trabajadores podrán reducir sustancialmente los tiempos en los juicios laborales y con ello no tendrán que esperar años para recibir sus prestaciones.
De acuerdo con la nueva legislación y con el fin de que los trabajadores realmente puedan ejercer sus derechos laborales, se brindará ayuda y asesoría legal aquellos cuyos ingresos son bajos y carecen de medios para defenderse o exigir el cumplimiento de la ley.
Podríamos señalar otras muchas bondades de la ley que con seguridad fortalecerán nuestro Estado de Derecho, pero a juicio de muchos esta ley tiene un lunar, que puede ser corregido si hay voluntad de las partes, como lo hubo al momento que se votó afirmativamente en el Congreso.
La posibilidad de que se puedan efectuar huelgas en los servicios públicos esenciales, atenta contra la seguridad misma que el Estado debe garantizar a los ciudadanos en temas como salud y seguridad ciudadana, entre otros.
Esto lo aceptan y entienden la mayoría de los sindicatos, que han asumido una actitud seria y que están dispuestos a sentarse a hablar para buscar soluciones de consenso. Son pocos los puntos en discusión y sin duda privará el sentido común y el deseo de dar al país una ley que ayude a garantizar la paz social de nuestro pueblo.
No puedo dejar de expresar, por otro lado, mi preocupación, en materia constitucional, por las dudas que surgen con respecto al mecanismo empleado por este gobierno para poner en vigencia una ley que había sido vetada en la Administración anterior.
Mi duda surge del hecho de que una vez que el Ejecutivo ha ejercido su derecho al veto, el expediente respectivo sale de su esfera de acción dentro del plazo que le fija la Constitución, y regresa al Poder Legislativo, quien tiene el poder de resellar, y así promulgar la ley o enviar al archivo el expediente en cuestión.
La Sala Cuarta será quien determine, en última instancia, si el mecanismo es constitucional o no. En ambos casos el Gobierno deberá darle prioridad a este tema, sea para preparar un proyecto de ley que enmiende los errores señalados, sea para la presentación de un nuevo proyecto de ley que cuente con la anuencia y aceptación de todos los sectores.
El consenso está avanzado, falta incorporar al Partido Liberación Nacional, un partido que históricamente ha apoyado siempre la Reforma Social y el Estado Social de Derecho y al que no veo obstaculizando o absteniéndose de ser parte de esta nueva conquista para los trabajadores costarricenses.


Rafael Ángel Calderón Fournier

Expresidente de la República