Enviar
Slim tiene inusual pérdida en sector energético

Carlos Slim ha acumulado una fortuna de más de $60 mil millones invirtiendo en el sector inmobiliario y de telecomunicaciones. Sin embargo, su reciente incursión en el sector petrolero no ha salido tan bien.
Slim, de 70 años, compró participaciones en Bronco Drilling Co. y Allis-Chalmers Energy Inc. en los últimos cuatro años, apostando a que las empresas de servicios petroleros obtendrían contratos de la paraestatal Petróleos Mexicanos. Bronco y Allis- Chalmers han caído 42% y 75% respectivamente desde que Slim anunció sus participaciones, en parte debido a que Pemex demoró la contratación de empresas de servicios.
Hasta el momento, el multimillonario mexicano ha perdido unos $40 millones con las operaciones. Es improbable que las pérdidas hagan que el empresario desista de hacer apuestas mayores en proyectos energéticos, dijo Jacques Rogozinski, que supervisó la venta de Teléfonos de México SAB a Slim en los años noventa como director de la oficina de privatizaciones de México.
“Es muy paciente, y cuando entra a un sector utiliza la oportunidad para aprender del negocio”, dijo Rogozinski, que ahora es gerente general de Inter-American Investment Corp., un prestamista afiliado al Banco Interamericano de Desarrollo en Washington. “No creo que le preocupe mucho obtener un rendimiento rápido”.
Slim, a quien la revista Forbes nombró el hombre más rico este año, tiene los medios para esperar a que las cosas mejoren. Sus participaciones en Allis-Chalmers, con sede en Houston, y Bronco, con sede en Oklahoma, tienen un valor combinado de $33 millones, una fracción de sus $60.700 millones en participaciones, según datos compilados por Bloomberg.
En una conferencia de prensa el 28 septiembre en Sídney, Slim dijo que está abierto a invertir en petróleo y energía fuera de México, y agregó que sus compañías están construyendo dos presas hidroeléctricas en Panamá.
Carso Infraestructura y Construcción SAB, una de las empresas que Slim utilizó para comprar las participaciones en Bronco y Allis, ha bajado 11% este año hasta el miércoles, en comparación con un avance del 3,3% en el índice bursátil IPC de México.
Slim y ejecutivos de Carso Infraestructura y Construcción, conocida como Cicsa y con sede en la Ciudad de México, se negaron a hacer comentarios, según la oficina de prensa de Slim. Bob Jarvis, portavoz de Bronco, se negó a hacer comentarios. El responsable ejecutivo de Allis-Chalmers, Munawar Hidayatallah, y el director financiero Victor Pérez no respondieron a mensajes telefónicos.
El fondo Inmobiliaria Carso de Slim reveló una participación de 2,2 millones de acciones en Bronco en octubre de 2008, cuando la acción cotizaba a más de $6. Para marzo de 2009 había comprado otros 2 millones de acciones, cuando los títulos seguían cayendo. Tiene warrants para comprar 5,44 millones de acciones de Bronco a cuando menos $6,50 cada una, más que al cierre de el miércoles de $4,07.
En septiembre de 2009 Cicsa compró una participación del 60% en la división mexicana de Bronco para expandir los servicios petroleros en América Latina. Bronco, en la que Inmobiliaria Carso tiene una participación del 15%, quizá busque instalar más equipo en México si la demanda mejora en el país, dijo Judson Bailey, analista en Houston para Jefferies & Co. La firma ayudó administrar la oferta pública inicial de Bronco en 2005.
“México es considerado una oportunidad porque es un área que tiene muchos hidrocarburos y claramente necesita plataformas”, dijo Bailey, que cubre el sector de perforación desde hace 10 años.
Ejecutivos de Pemex como el director general Juan José Suárez Coppel han dicho desde al menos octubre de 2009 que los nuevos contratos de perforación que premiarán a los contratistas por desempeño saldrían en unos meses. Los contratos no se han materializado aún.
Cicsa citó los problemas con los contratos de Pemex como una de las razones que produjeron una caída del 39% en las ventas de su división de productos químicos y petróleo el trimestre pasado, el peor desempeño de las cinco divisiones Cicsa.

México
Bloomberg
Ver comentarios