Sitios arqueológicos ticos declarados Patrimonio de la Humanidad
Los sitios declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco son Finca 6, Grijalba 2, El Silencio y Batambal. Cortesía Museo Nacional/La República
Enviar

CULTURA

Sitios arqueológicos ticos declarados Patrimonio de la Humanidad

Plan para protegerlos y conservarlos demandaría inversión de entre 4 y 5 millones de dólares

Cuatro sitios arqueológicos con esferas precolombinas en el cantón de Osa, Puntarenas, fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, debido a la riqueza histórica que encierran.

201406232303280.m11.jpg
Se trata de Finca 6, Grijalba 2, El Silencio y Batambal, los cuales conservan rasgos de las culturas precolombinas que los habitaron como montículos, empedrados, estructuras funerarias y las esferas de piedra.
La declaratoria fue dada ayer en la madrugada en la 38ª Reunión del Comité de Patrimonio Mundial, que se está realizando en Doha, Catar.
El principal aspecto que valoró la Unesco fue que los cuatro sitios tienen “suficientes elementos de integridad y autenticidad” para mostrar cómo fue el desarrollo de las sociedades cacicales precolombinas.
Además porque son un testimonio de excepcional calidad del nivel cultural y político que alcanzaron esas sociedades, no solo de Costa Rica, sino como un ejemplo del desarrollo de las sociedades cacicales de la parte sur de Centroamérica.
Otro aspecto que se analizó fue “la presencia de las esferas de piedra y otros elementos como la escultura monumental lítica, que reflejan la capacidad creativa y alta calidad manufacturera, que ellos tenían dominada”, explicó Christian Kandler, director del Museo Nacional.
Con la declaratoria el país deberá cumplir una serie de compromisos para asegurar la protección y conservación de los cuatro espacios.
Así deberá dotarlos de recursos humanos y financieros para que sean bien administrados y estén abiertos al público, y desarrollar infraestructura en ellos.
También tiene que hacer estudios para valorar el impacto de proyectos de gran alcance que se efectúen en la zona, para buscar medidas de mitigación y mantener la declaratoria sobre los sitios.
Otro compromiso es realizar labores de conservación de las esferas, ya que algunas presentan un grado de deterioro; y hacer actividades que permitan que las comunidades locales puedan incorporarse a la gestión de los sitios, por ejemplo turismo y venta de productos.
El Museo Nacional, propietario de los cuatro sitios, ya cuenta con un plan para protegerlos y conservarlos a cinco años plazo, los cuales demandarían en un inicio una inversión de entre $4 millones y $5 millones, en un cálculo preliminar.
Dichos fondos deben ser brindados por el Estado costarricense, aunque también puede contar con el apoyo del sector privado.
Sin embargo, la declaratoria brinda la posibilidad de que los sitios nacionales compitan por fondos que la Unesco tiene destinados para atender necesidades especiales de los sitios patrimoniales.

Carolina Barrantes
[email protected]
@cbarrantesLR

Ver comentarios