Enviar
Siria expulsa a embajadores

Siria declaró ayer personas no gratas a un buen número de embajadores y personal diplomático de los países occidentales en Damasco, en un movimiento de respuesta a la expulsión la semana pasada de sus representantes en esos estados.
Entre los diplomáticos que deberán abandonar el país figuran los embajadores de España, Estados Unidos, el Reino Unido, Turquía, Francia, Italia y Suiza.
El Ministerio de Asuntos Exteriores adoptó esta medida "siguiendo el principio de trato recíproco", según informó la televisión oficial siria.
A finales de mayo pasado, esos estados, además de Japón, Holanda y Australia, expulsaron a los embajadores y diplomáticos sirios en protesta por la masacre de Hula, en el centro de Siria, donde más de un centenar de personas murió el pasado 25 de mayo.
De acuerdo con una fuente del ministerio sirio de Exteriores, Damasco considera que "la diplomacia es un medio necesario para la comunicación entre estados para resolver conflictos y problemas", por lo que espera "la vuelta de las relaciones a la normalidad".
En el caso de España, el embajador, Julio Albi, ya fue llamado a consultas por el Ministerio español de Exteriores, el pasado 7 de febrero, y desde entonces no había regresado a Damasco, donde solo permanecían dos funcionarios.
El Ministerio de Exteriores de España ha decidido mantener a uno de estos diplomáticos para atender las funciones de protección consular de la colonia española, pero seguirá integrado dentro de la delegación de la Unión Europea en Damasco, como sucede desde que el 6 de marzo se cerró la legación diplomática en señal de protesta.
La violencia se ha recrudecido en Siria desde la masacre de Hula, que ha llevado a los rebeldes en el interior del país a romper su compromiso con el alto el fuego, que entró en vigor el 12 de abril y ha sido violado a diario.
La zona de Al Hafa, en la provincia mediterránea de Latakia, fue blanco hoy de los bombardeos del régimen sirio y de duros combates entre el Ejército y los rebeldes, según la oposición.
Un portavoz del Ejército Libre Sirio (ELS), el coronel Sami al Kurdi, informó a Efe por teléfono de que las tropas atacaron con proyectiles de mortero y helicópteros las poblaciones de esta zona, en el noroeste de Siria.
Tras estos ataques, los uniformados irrumpieron en varias aldeas, causando nueve muertos, entre ellos dos miembros del ELS, agregó el coronel rebelde.
De acuerdo con las informaciones del opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos, otros quince soldados de las Fuerzas Armadas sirias murieron en esos combates, algo que no ha sido confirmado por las autoridades.
Además, las fuerzas gubernamentales continuaron bombardeando con tanques y helicópteros, por cuarto día consecutivo, localidades de las provincias centrales de Homs y de Hama, en una jornada que, según los Comités de Coordinación Local (CCL), se ha saldado en total con más de 40 muertos en todo el país.
"Esos ataques brutales pretenden castigar a los civiles que participaron en las protestas contra el régimen. Hasta ahora (el presidente sirio) Bachar al Asad no quiere entender que el pueblo no lo quiere", lamentó el coronel rebelde.
Pese este clima de violencia, Naciones Unidas ha llegado a un acuerdo con el régimen sirio para abrir cuatro oficinas para coordinar la acción humanitaria.

El Cairo/EFE
Ver comentarios