Enviar

Sin políticas sostenidas de ahorro

La elevada demanda de gasolina y de otros combustibles en Estados Unidos y una mayor utilización de materias primas por las refinerías para atender a esos requerimientos hacen temer que las reservas puedan mermar aún más en las próximas semanas.
Por su parte, la Organización de Países Exportadores de Petróleo considera que hay un abundante nivel de oferta en el mercado por lo que no pareciera dispuesta a aumentar la producción.
La temporada de huracanes en el océano Atlántico, para mencionar solo uno de los factores que mueven los precios del petróleo, aumenta el riesgo para la producción de crudo.
Ayer se nos informaba que las reservas del llamado “oro negro” superan los niveles de 2006, pero que el fuerte descenso que registraron en la pasada semana ha reavivado inquietudes acerca de una relación posiblemente más tensa entre oferta y demanda en los próximos meses.
Más allá de estos vaivenes, Costa Rica como país no productor de petróleo y sí comprometido con la protección a los recursos naturales, debería tener unas políticas permanentes, sostenidas destinadas a generar un verdadero ahorro también permanente de petróleo.
No estamos en situación de reaccionar solo de vez en cuando, al son de las noticias sobre los sube y baja de precios internacionales del crudo.
Costa Rica necesita definir una política efectiva y aunque a veces se han tomado tímidas medidas al respecto, como restringir el acceso al centro de la capital a ciertas horas a los automóviles según el número de su placa, esto no se cumple.
Las razones del incumplimiento han sido de diverso orden y, válidas o no, la realidad es que no ha habido significativo ahorro de combustible.
De nuevo, lo que se necesita es una política integral, sostenida y efectiva, que logre motivar y estimular lo suficiente a la población para que Costa Rica dé el paso hacia una cultura de ahorro de combustibles acorde con la imagen país que tenemos en el mundo y queremos mantener.
Este paso no será posible hasta que no haya penetrado y echado raíces en la conciencia colectiva, una tarea aún sin emprender.
Ver comentarios