Sin jogo bonito pero efectivo
Enviar
Sin jogo bonito pero efectivo
Brasil no perdonó en la mejor opción que tuvo y se llevó la victoria del Estadio Nacional.

Por algo vale lo que vale, por algo los mejores equipos del mundo lo quieren, por algo será la nueva figura del Real Madrid. Neymar Santos Junior, tuvo una opción para anotar y lo hizo.

De eso se valió la pentacampeona selección de Brasil para vencer 1-0 a Costa Rica, en el debut de Jorge Luis Pinto, que, pese a la derrota, dejó una buena sensación en el arranque de su proceso.
El partido no se caracterizó por juego bonito de los brasileños, un par de fuertes faltas en los primeros minutos, sobre todo de Michael Barrantes, le frenaron los ímpetus a Neymar y Ronaldinho.
Como lo había anunciado Pinto, la Tricolor apostó a un muy buen posicionamiento, sobre todo en defensiva y tratando de cuidar el balón cada vez que se recuperaba.
Así, aunque Brasil tuviese el esférico, generalmente lo hacía en su territorio y se veía obligado a enviar balonazos en busca de un error, que, por suerte, en la primera parte no se dio.
La zaga estuvo bien, sobre todo el mejor jugador de Costa Rica, Heiner Mora, quien desde su parcela derecha defendió como los grandes y aportó en ofensiva, siendo la principal fortaleza nacional.
Los dos de marca en la medular, Barrantes y Randall Azofeifa, entendieron clarito lo que esperaba Pinto de ellos, no se salieron nunca de su zona y cuando eran rebasados, recurrieron a la falta.
Con un Brasil controlado, en un partido insípido, de acuerdo a las expectativas se llegó al final de la primera parte, donde una vez más, en la tricolor, decepcionaron por su juego el volante Cristian Bolaños y el delantero Alvaro Saborío, quien como costumbre falló en la mejor opción que tuvo Costa Rica.
En la complementaria Costa Rica liberó más su juego, se atrevió a pasar sin miedo de la media cancha y en los primeros diez minutos mostró en ofensiva más de todo lo que dio en la primera parte.
Buenos y bastantes pases, centros y hasta dos remates que salieron cerca de la portería del arquero Julio César fueron parte de los mejores momentos de la nacional.
Pero justo en ese instante cayó el gol que marcó la diferencia. Dani Alves, con escasos minutos en la cancha, controló por la derecha, envió centro al área, falló Umaña, falló Navas, pero no falló Neymar, para tocar con los justo y decretar el 1-0.
Brasil cerró el partido, se vinieron los cambios, diez en total, entró Joel Campbell pedido por la afición, no se sacó a Saborío, Winston Parks tuvo el empate, Navas le hizo un paradón a Fred y Neymar la estrelló en el horizontal.
El Estadio Nacional, con un 80% de su capacidad, disfrutó de la presencia de Brasil, de un Ronaldinho que se entregó a la afición y se robó sus corazones.
De la selección nacional, dio muestras de mejorar respecto a lo que venía mostrando con Ricardo La Volpe.

Cristian Williams
[email protected]

Ver comentarios