Enviar
Simplemente un ridículo
México goleó 4-1 a una débil Costa Rica

Pésimo, así se resume el primer tiempo de la Selección Nacional ante México, con una Costa Rica sin alma, que no corrió, ni marcó; con un sistema táctico mal planteado que llevó a la tricolor al ridículo y a recibir una goleada.
El 4-0 a favor de los aztecas mostró el dominio aplastante que tuvieron estos en el terreno de juego, y si el resultado no fue más desastroso, fue gracias a las intervenciones del arquero Keylor Navas.
Como Ricardo La Volpe lo anunció, salió con un equipo ofensivo y eso lo mató; quebrado en sus líneas, la defensa nacional fue fácilmente vulnerable, sin nadie que sostuviera en el medio campo y con una delantera aislada y errática.
México parecía un carro a toda velocidad, mientras Costa Rica era como un simple observador, y así cayó el primer gol. Todo el conjunto se quedó viendo y Rafael Márquez entró por las alturas capturó de cabeza para poner el 1-0, al 16´.
Era el resultado de un dominio que ya se había visto reflejado con un disparo de Carlos Salcido, quien había probado a Navas al igual que Javier “Chicharito” Hernández, que también se dio gusto mandando un balón a las nubes.
Después llegó el recital de Guardado, primero con un trallazo desde la esquina el área grande para un golazo (18) y luego en un arremetida por la banda derecha que colocó en el primer palo de Navas (25´).
El acecho continuó y el cuarto llegó. Ahora de Barrera en jugada colectiva. Ni México lo hubiese soñado mejor, 4-0 en 37 minutos.
Y gracias a que México bajo un poco las revoluciones del partido y a Navas, el marcador en contra se detuvo ahí, para los nacionales.
Para el segundo tiempo, La Volpe reacomodó el conjunto, en especial en la parte defensiva. Mientras, México llegó a vivir de la renta.
Arrancando el complemento Saborío pecó de individual al rematar una jugada en la que tenía varios jugadores que lo acompañaban.
Luego los mexicanos se encontraron con un candado en la portería que se llama Keylor Navas, quien se encargó de decirle no a Dos Santos y en especial al “Chicharito”.
Por su parte, en una jugada de contragolpe ante una gran corrida de Bryan Ruiz, Marco Ureña se encargó de poner el gol de la honrilla.
Para bien de la Tricolor el pitazo final llegó y ahora habrá que poner las barbas en remojo, analizar esta derrota y tratar de enderezar un torneo que para los ticos, va de mal en peor.

Dinia Vargas
[email protected]
Ver comentarios