Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


Siguen pasando migrantes por Costa Rica

Carlos Denton [email protected] | Miércoles 09 marzo, 2016


 Lo que debería preocupar es que podría aumentar significativamente esta ola migratoria y en cualquier momento podría haber otro bloqueo con las consecuencias conocidas

Siguen pasando migrantes por Costa Rica

Es positiva la noticia que los miles de cubanos que quedaron varados en la frontera norte ya están en números importantes llegando a Estados Unidos; el gobierno del presidente Luis Guillermo Solís merece congratulaciones por haber resuelto una situación difícil. Pero el hecho de que se han ido estos no quiere decir que no siguen pasando por el territorio nacional migrantes de todas las nacionalidades.
Pasando por el tapón de Darién y con rumbo a Norteamérica vía Costa Rica se han visto nativos de Etiopía, Nigeria, Kenia, Somalia, India, Nepal, varios países de Oriente Medio, Venezuela, Haití, y hasta de China, además de algunos cubanos. Exactamente cuántos son, quiénes los están transportando y a qué precio no se sabe con certeza, pero lo que es definitivo es que el destino de todos es Estados Unidos. A veces hay menores de edad entre los pequeños grupos, pero la gran mayoría es adulta y masculina; no están en el país por más de 12 a 15 horas, antes de pasar a Nicaragua.
Lo que debería preocupar es que podría aumentar significativamente esta ola migratoria y en cualquier momento podría haber otro bloqueo con las consecuencias conocidas; albergues llenos en pueblos de Guanacaste. En una ocasión próxima podría ser un grupo multiétnico donde la mayoría no habla español.
El presidente de la Unión Europea UE, Donald Tusk, ha anunciado que ya no van a recibir más refugiados en esa región del mundo. En 2015 aceptaron más de 1,5 millones; dice que ya no pueden más. El problema es que la guerra del Oriente Medio sigue y más de un refugiado, negada su entrada a la UE, podría intentar llegar a Norteamérica por la ruta terrestre comenzando en el Ecuador, donde puede llegar sin visa, y continuando hacia el norte pasando por Colombia, Panamá, Costa Rica y los otros países en la ruta.
La gran pregunta es, ¿qué debería hacer el Gobierno costarricense frente a esta marea de personas buscando refugio, no en el territorio nacional, si no en el Norte? Ya intentó parar el movimiento, arrestando a los traficantes, y terminó el país dando albergue a casi 7 mil refugiados cubanos, cuando Nicaragua cerró sus fronteras.
Una alternativa es la de dejarlos pasar, ignorando su presencia a veces muy aparente, en todo tipo de vehículo circulando por la Costanera, la Interamericana Norte y otras arterias viales nacionales. En todo caso se les debería dar protección como seres humanos, asegurando que no sean abusados de una manera u otra. Si se accidentan habría que darles atención médica que les permita seguir su viaje tan pronto como sea posible.
Pero permitir cantidades de personas cruzar el territorio sin ningún tipo de control abre la puerta a la entrada de criminales, enfermedades que no existen acá y, hay que decirlo, a terroristas en potencia. El gobierno, que está obligado a protegernos a todos, debería examinar opciones para evitar algún tipo de desgracia.

Carlos Denton

 

[email protected]