Enviar

Aparentemente lo que hace que el problema de explosiones de tanques de gas se mantenga es que se ha desarrollado un mercado paralelo ilegal que opera con tanques en mal estado, irregularidades en los empaques de las válvulas, en el llenado y en los sellos


Siguen explosiones de tanques de gas

Cuando alimentamos la esperanza de que las malas noticias sobre ciertos temas en el país comiencen a bajar de nivel, estas repuntan poniendo al descubierto que los problemas quedan sin resolver y por eso presentan graves cuadros cíclicos.
Ayer la explosión del gas que liberó un tanque en mal estado en una soda ubicada en avenida segunda, produjo golpes y heridas a una mujer embarazada y el establecimiento aparentemente resultó con pérdidas totales.
El problema de accidentes, incluso con saldo de muertos por explosiones de tanques de gas no es nuevo en el país.
Se detectaron serios problemas en la operación de los llamados tanques para gas de cocina por el mal estado de los mismos, falta de regulación y supervisión en las operaciones de llenado y su distribución.
Pasamos luego al periodo en que se comenzó a discutir una nueva ley en el Congreso para regular debidamente esta actividad comercial que, tal como estaba, ponía en grave riesgo a las personas que debían trabajar junto a los tanques proveedores de gas e incluso en muchos hogares en donde se utilizan para cocinar.
El compromiso de los envasadores y distribuidores de gas fue que serían sacados de circulación todos sus tanques que estuvieran en mal estado.
No obstante, el problema continúa y habremos de entrar probablemente de nuevo al periodo de investigación. Aparentemente se ha desarrollado un mercado paralelo ilegal de envasado de gas que continúa operando con tanques en mal estado, irregularidades en los empaques de las válvulas, en el llenado y en los sellos que deberían siempre permitir identificar a la empresa a la cual pertenecen.
Lo que sí es bastante claro es que en el país cada vez que surge un problema serio se busca aprobar normas que permitan mantener todo en regla.
Sin embargo todo queda ahí si aprobadas las leyes y reglamentos falta luego el control y el castigo para quienes la violen. Es decir, nos llenamos de leyes que no incluyen el presupuesto para hacer que se cumplan.
El plan para descubrir los sitios en donde este mercado ilegal funciona requiere no solo a las autoridades del Minae, sino también las del Ministerio de Salud, de la Fuerza Pública para detener camiones en las calles y de una fuerte intervención de las municipalidades que, por su cercanía y el conocimiento que deben tener sobre lo que ocurre en sus comunidades, están llamadas a detectar estos centros ilegales que están hiriendo o matando personas y ocasionando grandes pérdidas materiales.


Ver comentarios