Siete consideraciones que deberán tomarse en las construcciones
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República.
Enviar

Con el fin de evitar una afectación a la salud de la población ubicada a las cercanías de una construcción, el Ministerio de Salud oficializó una norma para mitigar los riesgos producidos por el polvo de construcciones de obras privadas y públicas.

El decreto se emitió en el diario oficial La Gaceta el 1 de julio y pretende regular las consecuencias derivadas de las partículas contaminantes del polvo.

Los ciudadanos que se encuentren cerca de una construcción podrán padecer de alergias, efectos en la piel y neumoconiosis, esto es una enfermedad producida por la infiltración de sustancias minerales al aparato respiratorio.

Por lo tanto, las personas encargadas de la construcción de obras, deberán seguir estas reglas:


1. Cubrir el banco de materiales a utilizar en la obra con lonas o plásticos.

2. Mantener las rutas de acceso al proyecto constructivo, las que sean de lastre o de tierra, humedecidos, mediante uso de cisternas con equipo de riego, y aumentar la frecuencia en época de verano.

3. Mantener igualmente rutas internas del proyecto constructivo debidamente humedecidas.

4. Cubrir con lonas los camiones que transportan material granulado para evitar la dispersión por acción del viento.

5. Establecer ductos de descarga de residuos de construcción en los proyectos constructivos de varios niveles.

6. Utilizar estructuras cortavientos para evitar la dispersión de material y residuos por acción de fuertes vientos.

7. Los edificios en remodelación, que se encuentran en zonas pobladas, deberán mitigar las molestias a los vecinos y transeúntes a través de tecnología.


Ver comentarios