Enviar
“Siempre dije que el país requiere una reforma tributaria”
El ex ministro de Hacienda, Guillermo Zúñiga, analizó los desafíos tributarios y monetarios que enfrentará el país en 2010, a través de un chat con los lectores de LA REPUBLICA

Erick Díaz
[email protected]

Temáticas como el endeudamiento nacional, una posible reforma fiscal, tipo cambiario y el nuevo impuesto a casas de lujo fueron algunos de los puntos discutidos por Guillermo Zúñiga, ex ministro de Hacienda, y los lectores de LA REPUBLICA, a través de un chat realizado en el sitio digital www.larepublica.net.
De esa lista, la consideración de una futura reforma tributaria acaparó el interés de los cibernautas, en especial por la posible presencia de Zúñiga en la próxima Asamblea Legislativa.
Compartimos algunas de las preguntas realizadas por los participantes del chat, así como extractos de las respuestas compartidas por el invitado.

¿Cómo podrían las necesidades financieras del Gobierno presionar las tasas de interés en el primer semestre de 2010?
Un fenómeno que hemos observado este año es que a pesar de que el Gobierno ha necesitado más captaciones, en realidad no ha habido mayores presiones sobre las tasas de interés, exceptuando en cierta parte el final de año. Al mismo tiempo, el Banco Central ha venido bajando sus tasas de referencia, hay un poco de mayor liquidez, la inflación está cediendo y el tipo de cambio oscilando un poco, factores que ayudan a definir la tasa de interés. A nivel internacional se espera que las tasas se mantengan como ahora, entonces no espero mucha presión en tasas.

¿Qué piensa del “flat tax”?
Tiene muchas versiones, desde Rabushka hasta otras versiones mezcladas. El atractivo que tiene es que simplifica mucho la declaración, y la administración. El problema es que al ser una tasa generalizada para todos los contribuyentes, se vuelve inequitativo, lo cual va contra la idea de progresividad que debe tener un impuesto sobre la renta. Por eso me inclino más por un impuesto dual.

¿Es necesaria una reforma fiscal y en qué dirección se debería plantear?
Como antecedente les comento que desde antes de ser ministro de Hacienda siempre dije que este país requiere una reforma tributaria. Ya hemos presentado algunos impuestos: el de valor de las propiedades —ya aprobado—, un impuesto único a todas las sociedades inscritas, la transformación del impuesto de ventas en un IVA moderno, la Ley de Regulación de Casinos que incluye un impuesto a esas actividades, y en el proyecto para determinar por ley el programa Avancemos incluimos impuestos. Pero estas iniciativas no avanzaron mayor cosa en la Asamblea en parte porque el Cafta —Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, República Dominicana y Estados Unidos— y las leyes de acompañamiento consumieron mucho del tiempo legislativo y porque, como lo ha dicho Óscar Arias, el Movimiento Libertario le manifestó que le entrabaría el Congreso. Yo mismo a finales de 2008 expresé que no veía viabilidad política para entrar a discutir una reforma de ese calado pues ya los vientos electorales se le venían al país. Queda pendiente un proyecto de ley que modifique el impuesto sobre la renta, uno que cierre los portillos de elusión en el Código Tributario y en la Ley de Aduanas, y un proyecto de derechos y deberes de los contribuyentes. Ya están listos esos proyectos, inclusive los he ofrecido a los partidos políticos y a las organizaciones sociales, sean sindicatos o cámaras empresariales, o de otro tipo.

¿Cómo analiza que el endeudamiento público financie gastos corrientes?
Durante los años de esta administración logramos bajar el endeudamiento de un 56% de PIB (Producto Interno Bruto) en 2005, a cerca de un 40% en 2008. En este año subirá unos tres o 3,5 puntos porcentuales, y si no se hace nada en 2010 el endeudamiento subirá otros tres puntos, pero son cifras que siguen siendo menores a las de 2005. Estos resultados no afectan la calificación de riesgo del país, aunque sí comprometen el gasto al futuro por mayores pagos del servicio de la deuda. Por ello, es un tema que requiere cuidado.

¿Considera que el impuesto a las casas de lujo tiene sentido?

Sí tiene sentido, ya que está concebido para financiar los programas de erradicación de tugurios. Es un dinero que el Gobierno central no tocará, ya que pasa directo de la caja única a las cuentas del Banhvi (Banco Hipotecario de la Vivienda) para ese propósito. Ahora, hacer la declaración es algo complejo, y yo mismo he tenido complicaciones; me parece que el manual que aparece en Internet es demasiado técnico, por lo que me han informado de Tributación Directa que han puesto un apoyo especial en las direcciones regionales, teléfonos ha disposición y peritos dedicados a ayudarnos.

Otto Guevara ha reconocido en entrevistas que plantea situaciones como la dolarización de la moneda y la eliminación de impuestos a las importaciones. ¿Que repercusiones traerían estas medidas?
En el momento en que se dolariza la economía se pierden muchos grados de libertad en el manejo de la política monetaria. Entonces cuando se requiere hacer algún ajuste, se tiene que dar en el mercado laboral por medio de desempleo o de la baja de los salarios; ya esto es una razón suficiente para oponerme a dolarizar. Sobre los impuestos a las importaciones, en realidad estos han venido bajando a lo largo de los últimos años, ya es muy poco lo que queda por bajar. Pero en todo caso, es un asunto que debería llevarse de la mano con la política comercial del país.
Ver comentarios