Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



FORO DE LECTORES


¡Sí al Registro de Accionistas!, pero con mucho cuidado…

| Martes 10 mayo, 2016


 La información “sensitiva” genera mucho interés competitivo y puede fomentar el espionaje industrial

¡Sí al Registro de Accionistas!, pero con mucho cuidado…

Una amplia discusión ha provocado en la Asamblea Legislativa y en diferentes foros nacionales, la posibilidad de crear un Registro de Accionistas como parte del proyecto de Ley de mejoramiento de lucha contra el fraude fiscal.
En la Asociación Costarricense de Empresas de Seguridad (ACES), estamos de acuerdo con el control estricto de la evasión fiscal y apoyamos los esfuerzos que hace el Ministerio de Hacienda para castigar a los evasores. Consideramos además, que la fiscalización tributaria debe utilizarse para atacar, entre otros delitos el crimen organizado, la legitimación de capitales y el narcotráfico.
Asimismo, debe ser una herramienta muy valiosa para combatir y regular la competencia desleal que en materia de servicios de seguridad nos afecta y viene creciendo por la presión del mercado hacia servicios más baratos, pero no siempre los mejores o más seguros.
Las empresas que ofrecen los bajos precios que atraen a los clientes, solo lo logran porque evaden el fisco y también las cargas sociales, trabajan al margen de la ley y afectan a muchos colaboradores, a la industria de la seguridad y al país en general.
Sin embargo, esa obligación de revelar los accionistas de las empresas debe tratarse con muchísimo cuidado, porque ¡quien tiene la información tiene el poder!, y esa información en manos incorrectas, puede recibir un trato indebido. La información da el poder de extorsión y puede generar listas de “personas de interés” para el crimen organizado.
La información “sensitiva” genera mucho interés competitivo y puede fomentar el espionaje industrial. Se debe considerar y tener en cuenta que hay muchas formas de conseguir información de personas o empresas: comprarla, robarla, extorsionarla, inventarla.
Por tanto, en la Asociación Costarricense de Empresas de Seguridad creemos que no será problema que exista un registro de accionistas. Sin embargo, vemos con gran preocupación la capacidad de las instituciones de resguardar prudentemente esa información.
Para fundamentar esta tesis hay muchos ejemplos, uno muy reciente, el de los “Panamá Papers”, una clara muestra de que “entre cielo y tierra no hay nada oculto”. Información que trajo a la luz pública datos sobre las finanzas, acciones y maniobras de muchos sectores económicos importantes alrededor del mundo: presidentes, primeros ministros, realeza y hasta cineastas, todos fueron mencionados o evidenciados.
Otro de los ejemplos, un poco más popular, que llamó sobremanera la atención en los últimos tiempos, fue el caso de espionaje de la información personal del guardameta Keylor Navas, quien incluso a través de su representante legal, cuestionó el accionar de algunos agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ). Nos hizo a todos reflexionar sobre el peligro de que haya tanta facilidad para acceder a nuestra información privada y para muchos, sagrada.

Eric Koberg
Presidente de la Asociación Costarricense de Empresas de Seguridad (ACES)