Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



GLOBAL


El Silicon Valley chino abre sus puertas a La República

Shenzhen, cuna de la alta tecnología china deslumbra con su crecimiento

PIB de la ciudad pasó de $30 millones a $345 mil millones en menos de 40 años

Javier Adelfang [email protected] | Sábado 30 junio, 2018

Shenzhen, el “Silicon Valley” chino.
Shenzhen, el “Silicon Valley” chino.


Es la ciudad más innovadora de China y se ubica sexta en el ranking mundial.

Su transformación desde una zona pobre y agrícola a una de las urbes más tecnológicas del mundo, donde tienen sus cuarteles generales empresas de la talla de Huawei, BYD y Hytera, tardo poco más de 30 años.

Su PIB en 1979, previo a la política de apertura china, era de $30 millones, hoy es de $345 mil millones.

He aquí Shenzhen, el “Silicon Valley” chino.

Empezar por el pasado para entender el presente

La historia moderna de Shenzhen comenzó a escribirse en 1980, cuando el gobierno decidió darle a esta ciudad de pescadores el estatus de zona especial económica, la primera que se concedía en China.

El cambio vino de la mano de la política de apertura de mercado y el boom fue gracias a la confluencia de una abundante mano de obra y tierra a bajo costo, sumada a los beneficios de tipo fiscal que otorga el ser una zona económica especial y a la continuidad de las políticas del gobierno chino.

Poco a poco, las empresas decidieron apostar por la ciudad para asentarse allí.

“La ciudad fue creada para atraer talento e inversiones y presentaba muchas oportunidades de mercado para Huawei. Hoy posee una infraestructura, logística, manufactura y cadena de aprovisionamiento de nivel mundial” dijo Joe Kelly, vicepresidente del departamento de comunicación de Huawei.

Entender el presente para prever el futuro

Shenzhen es hoy una ciudad para los gigantes de la industria de la alta tecnología, pero también para los emprendedores, sumando más de 8000.

“Shenzhen abrió un ambiente de inclusión y los gobiernos locales apoyaron el desarrollo de nuevas tecnología, así como un sólido cimiento para el crecimiento de las compañías”, señaló Richard Li, senior Manager de BYD.

Las empresas que deciden establecerse en la ciudad pagan un impuesto a la renta más bajo así como otros beneficios fiscales, y subsidios para las start-ups.

Pero el éxito no solo se debe a menores impuestos, sino que hay algo más.

“Shenzhen cuenta con una ubicación privilegiada para ser un ´hub´ en  la iniciativa del cinturón y la ruta, ya que es la única ciudad de China que posee puertos de tipo terrestres, marítimos y aéreos” dijo Jean Shen, manager de marca y publicidad de Hytera.

Hoy, la industria de alta tecnología se ha transformado en el principal pilar económico de la ciudad, aportando el 4% del pib del país.

El haberse convertido en un hub de la innovación se traduce en el alto nivel de patentamiento que corresponde al 43% de China (siendo la nación asiática el país con mayor cantidad de patentes a nivel mundial).

Pero no solo de tecnología vive la ciudad.

Shenzhen es un importante polo para las finanzas, ocupando el puesto 18 entre los centros financieros globales, y también de la logística, en la que destaca con el tercer puerto más grande del mundo.

Con esta base, la ciudad espera un porvenir cargado de innovación.

“Para el futuro esperamos la integración de la industria de la biotecnología con la inteligencia artificial y el big data, tenemos una de las cadenas más completas para desarrollar, la cual se ha ido generando en los últimos 30 años” afirmó Yao Weizhi, vicedirector de Asuntos Exteriores de Shenzhen.