Enviar
Viernes 18 Enero, 2008

“Sharkwater…”


Sobre la película “Sharkwater”, que nos denuncia a nosotros, a Costa Rica, por la matanza de tiburones debido al brutal aleteo, agrego que, por ella, estamos exhibiendo al mundo la otra cara que tenemos como nación, la que tenemos por detrás de la que generalmente mostramos, como en este caso; así nos manejamos en muchas cosas, por un lado decimos misa y por otro, le damos un apretón de manos a lo que no debemos.
Nos hacemos llamar o nos publicitamos como un país ecológico, amante de la naturaleza, y por lo tanto, respetuoso con ella, pero así como abandonamos y dejamos a la deriva a los tiburones, por uno u otro motivos, igual sucede con los demás recursos naturales, no solo los abandonamos, los destruimos; destruimos a los tiburones así como a los ríos, a los humedales, a los bosques…
Allá, por Río Celeste y lugares circunvecinos, por cierto, qué tristeza da —o me dio hace unos años que estuve ahí, ahora: ¡me lo imagino!— observar el panorama desolado, donde se ve el montón de árboles, sí, se ve... se ve que estuvieron y ya no están; se ven sus huellas, nada más, y por ahora, porque a como vamos, señoras y señores, tendremos en nuestro suelo algo así como un pedazo de la Luna... ni las huellas… árido hasta decir, decir, decir... Sí, aquí nos vamos en un puro decir, nada más; pasividad y palabras, palabras y pasividad... “pasívicos”, es lo que somos... y hablantines, me incluyo, por eso decimos que somos y somos y... y ahí está el muy doloroso detalle con los tiburones.
Para los tiburones, por supuesto, doloroso. Para nosotros también, cuando el destino nos alcance, lamentable, pero cierto, la cuenta llegará y dolerá… Como sucede con todo esto que se nos viene ya encima, debido al calentamiento global.
Esto que hacemos o permitimos que se les haga a los tiburones, es un Crimen de lesa humanidad, con mayúscula, creo… Y nos podríamos ver todos como partícipes, de una u otra manera, de la salvaje, la vil destrucción de otro hermano más del reino animal (hermano le llamarían el Hermano Sol y la Hermana Luna al tiburón ).
La realidad que refleja esta película-denuncia, “Sharkwater”, nos hace… menos humanos, menos. En cuanto a la ecología, a la madre naturaleza, es definitivo, por un lado predicamos, y por el otro… le tendemos la mano al negocio, porque ¡negocios son negocios! Sacando a relucir en español, aquel viejo refrán en inglés.
Bien, mejor concluir aquí, porque nos vamos en puras palabras y... Machalá, Machalá, toquemos madera, aprovechemos que aún queda algo, toquémosla, por si acaso.

Warren Lee
Escritor