Sergio Alfaro: “Sé que este es un cargo con desgaste rápido”
Oficialmente, Sergio Alfaro, ministro de la Presidencia, iniciará su gestión en mayo; sin embargo, desde ayer ya tiene bajo su cargo varias tareas, como las negociaciones del 1° de mayo y la evaluación del gabinete. Esteban Monge/La República
Enviar

Nuevo Ministro de la Presidencia no se considera “ottonista”

Sergio Alfaro: “Sé que este es un cargo con desgaste rápido”

Señala experiencia como diputado como diferenciador con relación a su antecesor Melvin Jiménez

201504172048010.entrevista.png
Discreto y evasivo a la hora de responder las preguntas, Sergio Alfaro, nuevo ministro de la Presidencia, asumirá el puesto con el objetivo de recuperar la confianza de los sectores y promover el diálogo.
La experiencia política se vislumbra en sus palabras, quizá, porque fue diputado y uno de los baluartes del PAC, cuando se discutió la agenda de implementación del TLC con Estados Unidos.
“Sé que esa experiencia me servirá para tener una buena relación con la Asamblea Legislativa y con los diputados de todas las fracciones”, indica.
Esa experiencia de vida es su principal carta de presentación, para distanciarse de su antecesor Melvin Jiménez, que era un primerizo en la función pública, sin ningún recorrido por los pasillos legislativos.
Sin embargo, Alfaro no se autoengaña y considera que el cargo de ministro de la Presidencia, es un puesto que sufre mucho desgaste rápido y que para salir bien librado, las relaciones con los diputados deben construirse todos los días.
No se considera un “ottonista” de hueso colorado, pero también señala que Víctor Morales Zapata no es su amigo personal.
En ese equilibrio político, Alfaro trata de quedar bien con el sector más liberal del PAC, pero sin despreciar el legado del grupo fundador y de su líder Ottón Solís.
Por otra parte, señala que no le asusta que en el gabinete haya roces, pues “siempre en el trabajo colectivo se generan diferencias”.
Hasta ayer, Alfaro tenía un perfil bajo como presidente ejecutivo del INS, cargo que dejará oficialmente en mayo para asumir la silla caliente que dejó su antecesor.

¿Considera que tiene la habilitad política para sentarse en la silla del Ministerio de la Presidencia y recuperar el diálogo entre Zapote y Cuesta de Moras?
La habilidad política de tender puentes con los legisladores es algo que se construye día a día. En ese sentido, sí tengo la disposición de construir, lo he hecho en el pasado, y espero volverlo a hacer.

¿En qué se diferenciará la gestión que usted hará de la que hizo Melvin Jiménez como ministro?
No quiero iniciar mi gestión sobre las cenizas de alguien, él dirigió el Ministerio e hizo lo que pudo.
En lo personal sé que este es un cargo que genera mucho desgaste rápido, pero estoy dispuesto a asumir el reto. Don Melvin y yo somos dos personas distintas, con distintas experiencias y capacidades.
Por otra parte, considero que la experiencia legislativa como diputado me ayudará en mi gestión como ministro.

¿Cuál será su prioridad como ministro?
El trabajo del ministro de la Presidencia es de diálogo permanente, de contacto directo con los actores políticos y productivos, y en ese sentido, haremos un esfuerzo extra.

¿Qué les diría a los sectores que han mostrado disconformidad con el manejo del Ministerio de la Presidencia en este primer año?
Que espero ser una persona que escuche mucho y hable lo necesario. El contacto con los sectores y actores políticos se basa en la comprensión y la propuesta, y ahí creo que puedo aportar. Hago un llamado para que conversemos y guiemos a Costa Rica hacia el desarrollo.

¿Se considera usted cercano al diputado Ottón Solís o al legislador Víctor Morales?
Ottón Solís es el fundador del PAC, partido en el que milité hasta que fui nombrado en el cargo público del INS. Don Ottón es una persona con la que me llevo bien y con la cual también he tenido diferencias de criterio. Si le quieren poner una etiqueta, no me siento ottonista.
Por otra parte, a don Víctor Morales lo conozco y me llevo bien con él, pero no podría calificar esa relación de amistad.
En este momento, queda claro, que el nombramiento que hace el Presidente en mi persona, no tiene nombres específicos, es un mandato general, de coordinación con diferentes personas y sectores.

¿Qué opina de que haya roces internos en gabinete?
Siempre el trabajo colectivo genera diferencias; sin embargo, sé de la voluntad que hay en el gabinete para sacar adelante los proyectos de esta administración.
No veo que haya dificultad de trabajar en equipo para alcanzar las metas del Plan Nacional de Desarrollo.
Las eventuales diferencias son de lo más natural en un equipo de trabajo.

¿Cree que algún ministro hace mal su labor?
Participaré en la evaluación del gabinete que ha propuesto el señor Presidente, pero le corresponderá a él tomar las decisiones que sean pertinentes.


¿Fomentará las negociaciones previas al 1° mayo?
Para el gobierno la conformación del Directorio Legislativo es fundamental y en ese sentido, haremos esfuerzos para lograr el objetivo. Vamos a coordinar con los diputados, sé que ya se ha avanzado en este tema, pero nunca es tarde para imponer un sello personal.

¿A quién ve como Presidente del Congreso?
Ese es un tema que les corresponde a los legisladores en última instancia, sin importar el acompañamiento que haga la Casa Presidencial. No quiero empezar estar labor levantando roncha al decantarme por un candidato como Ottón Solís o Henry Mora para liderar el Congreso.
Lo importante aquí es la agenda de trabajo que después se impulsará.

¿Cuál es su valoración sobre la gestión del gobierno hasta el momento?
No me toca a mí hacer una valoración sobre la gestión del gobierno, sino al Presidente de la República, quien hará lo propio ante los diputados el 1° de mayo.
 

Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR

Ver comentarios