Enviar
Serena la reina del tenis

Ganó su tercer Abierto y se sitúa como número uno

EFE

Nueva York
Serena Williams ha conseguido por tercera vez ganar el Abierto de Estados Unidos, tras derrotar en una gran final a la serbia Jelena Jankovic por 6-4 y 7-5, en un encuentro en el que además las dos tenistas se jugaban también el número uno mundial.
Con la consecución de su noveno Grand Slam, la jugadora norteamericana vuelve a coronarse como número uno, posición que abandonó el 10 de agosto de 2003, debido a una lesión, que le hizo perder la privilegiada posición que ocupaba desde el 8 de julio de 2002.
El partido estuvo a la altura de lo que se esperaba, ya que ambas jugadoras deleitaron al público que abarrotaba la pista del Arthur Ashe con grandes puntos y un encuentro muy emocionante. Jankovic, que jugaba su prim
era final de Grand Slam, desplegó un gran tenis, aunque los nervios le jugaron una mala pasada con su servicio en puntos decisivos.
El primer set estuvo lleno de alternativas. Williams apostó por la potencia de sus golpes. Por contra, Jankovic trató de mover por la pista a su contrincante, sabedora de su mayor movilidad y condición física.
Ninguna de las dos consiguió hacerse fuerte con sus servicio y tras romperse el servicio mutuamente, Williams se apuntó otro en el sétimo juego, que le permitió servir con 5-3 para tratar de apuntarse la primera manga.
Sin embargo, la combativa Jankovic no se lo puso fácil y se apuntó el saque de la estadounidense para seguir con vida en el set, aunque Serena jugó muy agresiva sobre el servicio de la serbia y logró su tercer 'break' y adjudicarse el primer parcial.
Williams dispuso de su primer punto de partido con saque de Jankovic que no pudo aprovechar, aunque una nueva doble falta de la jugadora de Belgrado permitió a la tenista americana disponer de una nueva oportunidad, que en esta ocasión no desaprovechó.
El escocés Andy Murray le arrancó la etiqueta de favorito al español Rafael Nadal y lo dejó sin su primera final del Abierto de los Estados Unidos, tras vencerlo en la continuación de un partido que se había suspendido el pasado sábado.
Con parciales de 6-2, 7-6 (5), 4-6 y 6-4, el británico impuso un rostro de decepción a muchos que deseaban ver un nuevo duelo Nadal – Federer, y demostró que el suizo tendrá que esforzarse mucho si quiere su quinta corona de este torneo.
Ver comentarios