Enviar
Viernes 23 Septiembre, 2011

Seremos siete mil millones en octubre 2011

En octubre de 2011, la población del planeta alcanzará oficialmente los siete mil millones, ha dicho la BBC de Londres y para 2050 la cifra llegará a 9.300 millones. El tema es objeto de debate en Naciones Unidas.
En América Latina rondan los 600 millones de habitantes, lo que representa un 8,6% de la población mundial y en 2050 estará habitada por unos 750 millones. En Centroamérica, la población se incrementará en 40 millones de personas.
Esto, nos dice el artículo, implica cinco desafíos: producción de alimentos, emisiones del CO2, urbanización, envejecimiento y adolescencia y educación.
Si esta información es correcta no nos deberíamos preocupar, es un hecho que todavía tenemos problemas, pero vamos por buen camino como veremos más adelante, los derroteros están claros y la gente deberá exigir esto a los políticos.
La historia nos dice que cuanta más educación —sobre todo a la mujer— menor es la tendencia de la población a multiplicarse, un informe anterior decía que muy probablemente cuando el planeta alcance los 10.000 millones de habitantes, la curva se nivelará, de la misma forma que sucede con muchos países europeos donde la población se mantiene igual.
La historia nos demuestra también que en los últimos 60 años hemos logrado mucho más cosas en beneficio de la humanidad que en los cinco siglos anteriores, la mayoría de los habitantes del mundo están mejor, hay más igualdad de género, menos hambre, más educación, más democracia, más salud y el promedio de vida en la mayoría de personas aumentó en más de un 60%.
Los catastrofistas dirán lo contrario, pero creo que su visión de las cosas es errónea, los datos están ahí y son comprobables.
Si pudiéramos ver en un gráfico el número de habitantes que existían hace 10 mil años y el gráfico nos marcara además los desafíos que como humanidad tenemos en este momento, veríamos que las líneas de logros de los humanos serían siempre ascendentes, con un pico más acentuado en la segunda mitad del siglo pasado y acercándonos a una sociedad más equitativa, al menos en las necesidades básicas y con estándares de vida cada día mejores. Esto nos permite pensar que si continuamos así, muchas de esas líneas se juntarán y se estabilizarán posiblemente entre el 2050 y el 2075 lo que nos resulta muy reconfortante.

Carlos Vilchez Navamuel