Ser verde puede ser rentable
Enviar

Apostar por un negocio sustentable o ecológico es apostar por una gran oportunidad de negocio. Por eso gran cantidad de empresas están cambiando sus estrategias a modelos de negocio verdes, atrayendo beneficios tanto para la organización, para los empleados y, sobre todo, para el medio ambiente.

Cada día son más los emprendedores que deciden cambiar, pues la protección del medio ambiente cala cada vez más hondo entre los consumidores. Estos, a su vez, demandan productos y servicios que no solo cumplan con la calidad de siempre, sino que, además, sean respetuosos con el planeta.

Emprender de manera sustentable no significa otra cosa que emprender con conciencia ambiental, social y económica, buscando que de la asociación de esas tres dimensiones se genere un mundo más equitativo.

Transformar la línea del negocio (o la empresa ya establecida) en un “proyecto verde” permitirá acceder más fácilmente a apoyos. Ante los problemas de cambio climático, altas emisiones de carbono y escasez de agua, por ejemplo, muchas instituciones piden como requisito fundamental el cumplir con un plan ecológico para la empresa.

Al trabajar con el concepto “verde” se está cumpliendo con el principal objetivo de la responsabilidad social empresarial ya que, a fin de cuentas, ser una empresa sustentable es un deber, no una opción.

 


Ventajas de implementar un negocio sustentable


 

  • Ayuda a generar más ingresos.
  • Permite crear nuevos nichos de mercado.
  • Reduce costos de operación.
  • Crea una mejor imagen de la empresa.
  • Ayuda a mantener la rentabilidad de la empresa.