Enviar
Sentar precedentes por la salud


“Con esto buscamos sentar un precedente ante los otros establecimientos comerciales, pues La Princesa Marina atentó contra el bienestar público y expuso a la gente a un daño grave”. Las palabras de María Luisa Avila, ministra de Salud, crean un antecedente por sí solas, más aún cuando estas vienen acompañadas de acciones.
Como en pocas ocasiones en la historia, el Ministerio de Salud ha librado una justificada y oportuna lucha contra lo que podrían ser malas prácticas que amenazan la salud.
Consecuente con su misión de “garantizar la protección y mejoramiento del estado de salud de la población mediante el ejercicio efectivo de la rectoría y el liderazgo institucional”, esta cartera y ¿por qué no decirlo? la voluntad de la ministra Avila están investigando valientemente aquellos lugares que presuntamente son o puedan llegar a ser una fuente de contaminación o intoxicación.
Sin importar si son privadas o públicas, ya son reiteradas las ocasiones en que el Ministerio de Salud toma medidas contra entidades que presuntamente están arriesgando la sanidad pública.
Además de presentar una demanda debido a los 130 casos de intoxicación ocasionados por alimentos supuestamente contaminados en un restaurante de Moravia, esta cartera denunció al alcalde de Tibás por un aparente incumplimiento con la recolección de basura.
Recientemente, ese Ministerio clausuró un restaurante chino en el que se encontró una rata en un platón de comida y se le giró una orden de cierre sanitaria de cinco días para que en ese periodo los dueños del local remediaran la situación.
En febrero pasado esa cartera clausuró el hotel Allegro Papagayo debido a la presunta contaminación de un río y un estero que se ubican cerca de esas instalaciones. Este normalizó sus operaciones a partir del 11 de marzo.
Independientemente de las consecuencias directas para los comercios o instituciones implicados, estas acciones inspiran confianza al saber que el ente rector de la salud está cumpliendo con responsabilidad su trabajo.
Destacamos la labor que ha venido desempeñando el Ministerio de Salud y guardamos la esperanza de que estos precedentes obliguen a los restaurantes, hoteles, gobiernos locales y en general cualquier local, establecimiento o entidad de este país a ser más rigurosos en sus procesos de control de calidad.
Ver comentarios