Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


Señores sindicalistas; ¡por favor, los niños no!

Carlos Denton [email protected] | Miércoles 05 septiembre, 2018


Señores sindicalistas; ¡por favor, los niños no!

Los líderes de los sindicatos de los empleados públicos han anunciado un “paro general” para el 10 de setiembre; deberíamos pedirles atentamente no incluir a los menores de edad, los colegiales, en sus desfiles y protestas. No deberían ser expuestos los niños a ningún tipo de peligro, aunque fuera por deshidratación o por ser empujados “accidentalmente”.

Hay que pedir esto porque las protestas del “Combo” de marzo de 2000 se caracterizaron por la presencia de números significantes de colegiales uniformados llevados por sus profesores a participar en las marchas. Cuando se les preguntaba en encuestas hechas en los desfiles por qué marchaban, muchos contestaban: “No sé, la profe nos trajo en vez de dar la clase” o algo similar.

Hasta en las guerras hay ciertas “reglas de juego”; por ejemplo, después de la Primera Guerra Mundial hubo acuerdo en que no se utilizarían gases letales si hubiera conflictos en el futuro. Aquí en Costa Rica cuando se trata de “la democracia de la calle” debería haber un acuerdo que excluye menores de edad. Mucho menos deberían ser convocados por los docentes, que hacerlo por sí es una especie de acoso. El joven podría preguntarse —¿mi nota en esta clase pudiera ser afectada negativamente si no marcho con la profe?”.

Y hablando de la participación en la marcha del lunes entrante, si el empleado público deja su puesto para participar debería sufrir una rebaja en su salario. La protesta se convoca como protesta a la reforma fiscal anteriormente presentada. Ese proyecto ha sido “desconvocada” por el Partido Acción Ciudadana PAC (oficialista) y dejar de trabajar en protesta a algo que ni siquiera se está considerando, parece ser un esfuerzo estéril.

El “Combo” de hace 18 años reveló una situación que no se sabe si ha cambiado desde ese entonces. Las cámaras empresariales y sus representantes estuvieron de acuerdo con las propuestas del entonces presidente, Miguel Ángel Rodríguez. Pero cuando vino el enfrentamiento —las marchas y protestas los del sector privado “se agacharon”. Rodríguez se encontró “solo” frente a los protestantes.

Los empresarios no van a marchar ni mandar sus funcionarios a la calle para mostrar un posible apoyo. Pero pudieran rebajar los días perdidos de lo que pagan a la Caja. Se supone que el pago que hacen las empresas a la institución benemérita es “solidario”. Si sus trabajadores no pueden recibir la atención que requieren y se encuentran obligados a buscar medicina privada, estos costos deberían rebajarse de lo que se remita a la Caja. Hay otras medidas que pudiera tomar el sector productivo si se radicaliza la situación.

Es lamentable cuando las diferencias de opinión no pueden resolverse de forma democrática dentro de las instituciones que se crearon precisamente con ese fin. Pero el gobierno no puede “imprimir billetes al estilo venezolano”. Tiene que encontrar recursos frescos o reducir gastos y hay diferencias profundas de opinión con respecto a lo que habrá que hacer. Sin meter a los niños, por favor.

[email protected]