Logo La República

Domingo, 20 de octubre de 2019



ACCIÓN


Entrevista especial: Rafael Gutiérrez, director del Área de Conservación del Sinac

Senderistas se exponen a prisión por ingresar a zonas protegidas sin autorización

 Sitios de belleza natural se deterioran de manera acelerada por no ser vigilados

Walter Herrera [email protected] | Martes 28 mayo, 2019

Imagen con fines ilustrativos. Shuttertock/La República
Imagen con fines ilustrativos. Shuttertock/La República


Ingresar a zonas protegidas y practicar senderismo o montañismo sin los permisos del Sinac, podría tener consecuencias judiciales penados con cárcel.

Rafael Gutiérrez, director del Área de Conservación del Sinac, explica los resultados de una práctica sin control en zonas de conservación de la naturaleza.


ENTREVISTA

¿Cuáles son las posibles causas si un senderista o montañista ingresa a una zona protegida sin el consentimiento de las autoridades?

En este caso, si las personas son identificadas dentro del área protegida, se les expulsa de esta; igualmente, se les hace una prevención administrativa de ingreso ilegal. Y si la conducta es reincidente, pueden pasarse a la fiscalía por desacato a la autoridad.

¿Existe la posibilidad de iniciar una causa penal? ¿A qué multa económica se expone?

Sí, el desacato está penado en el Cógido Penal, y las penas irían desde los seis meses de prisión hasta los tres años.

¿Cómo saber cuáles lugares son protegidos, debido a que no hay límites físicos bien delimitados de todos los parques?

Todas las áreas protegidas, que están abiertas al público tienen sus sitios de entrada debidamente establecidos y con rotulación.

También sitios con declaratoria de restricción por emergencias volcánicas, u otros, tiene personal que indica no es permitido el ingreso.

Igualmente, hay senderos para guiar a los visitantes.

Algunos ciudadanos piensan que es un desperdicio tener tanta belleza si no se puede conocer. ¿Qué opina al respecto?

El tema de la protección de los recursos naturales se da por los ingresos ilegales, también originan actividades ilegales, como cacería ilegal, daños y sustracción de especies silvestres, quemas, basura, seguridad del visitante y otros.

Sitios de gran belleza han llegado a deteriorarse de manera acelerada por no tener resguardo y vigilancia, también por personas inescrupulosas que buscan cómo destruir los elementos naturales.

Comparto el criterio que la institución debe buscar mecanismos novedosos de potenciar el senderismo con las medidas de seguridad necesarias para facilitar el disfrute y, a la vez, la protección del medio ambiente.

Lo anterior identificando sitios de interés, guías especializados, seguros, condiciones básicas y grupos organizados.


NOTAS RELACIONADAS







© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.