Señalan ineficiencia e intereses comerciales en Incopesca
Estamos haciendo una alianza para devolverle al mar, lo que es suyo, y no lo que las compañías pesqueras quieran, dijo Andrés Jiménez, coordinador Frente por Nuestros Mares. Marco Monge/La República.
Enviar

ONG´s buscan intervención del ente

Señalan ineficiencia e intereses comerciales en Incopesca

Barcos industriales se quedan con la mayoría de la pesca

El mal manejo de los recursos pesqueros, intereses comerciales por sobre los ambientales y la pesca indiscriminada ponen en riesgo la biodiversidad marina, la actividad económica y la seguridad alimentaria de comunidades costeras.

201303262237330.n55.jpg
Estos son algunos de los puntos que requieren una transformación, y una regulación, indicó el Frente por Nuestros Mares, cuya solución más radical es la solicitud de intervenir al Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca).
Haber dado prioridad a los intereses de las flotas industriales y semiindustriales sobre la sostenibilidad del recurso, poniendo en riesgo el futuro de todos los pescadores costarricense, es el error atribuido a la entidad.
“El mar sufre un colapso, es tiempo para tomar decisiones desde la sociedad civil, ahora existen opciones para hacer algo por el mar, pero la conformación de Incopesca impide que se tomen decisiones y que se puedan lograr sus objetivos”, dijo Andrés Jiménez coordinador del Frente.
Incopesca es el encargado de coordinar el sector pesquero y el de acuicultura, promover y ordenar el desarrollo de la pesca, la caza marítima, y la investigación; asimismo, concede los permisos para que empresas pesqueras trabajen en el recurso marino del país.
Pescadores artesanales, cuyo trabajo es cerca de la costa y sin instrumentos industriales, se están viendo perjudicados por los barcos atuneros que pescan en las zonas, y tienen que dejar de trabajar en el mar y dedicarse a otras actividades, ya que son muchos los barcos atuneros y de arrastre.
“En el Golfo Dulce hay aproximadamente siete barcos atuneros, que barren y se dejan todos los recursos marinos de la zona”, afirmó Gerardo Ramírez, pescador artesanal de Golfito.
Desde 1995, Incopesca mantiene en su junta directiva a personas cuestionadas, permite la sobreexplotación de camarón y atún por parte de las flotas semiindustriales e industriales, permite el aleteo de tiburón, donde se promueven políticas de pesca responsable y sostenible, explicó Jiménez.
El informe de la Comisión Presidencial de Gobernanza Marina, publicado el año pasado, señaló que Incopesca debe ser revisada en su totalidad por cuanto muestra señales de requerir un ejercicio de restructuración, desde de su junta directiva, como máximo órgano de decisión, hasta su operación administrativa, como ejecutor y garante de decisiones.
“No es solo un trabajo de la Asamblea Legislativa o del Poder Ejecutivo, o de ONG´s sino que también es la sociedad que tiene que incorporar a los mares y a la riqueza marina en sus objetivos fundamentales”, dijo René Castro ministro de Ambiente.

Raquel Rodríguez
[email protected]

Ver comentarios