Enviar
Senado paraguayo excluye a Duarte

Legisladores dieron voz pero no voto a ex presidente

Asunción
EFE

El Senado paraguayo excluyó ayer al ex presidente Nicanor Duarte como miembro activo y lo ratificó como senador vitalicio con voz pero sin voto, en una decisión recibida con entusiasmo por varios miles de personas congregadas ante el Congreso.
Miles de manifestantes convocados por las organizaciones sociales que respaldan al presidente del país, Fernando Lugo, acompañaron la sesión del Senado, que finalmente ratificó la decisión tomada por la mayoría la semana pasada de que Duarte por imperativo constitucional es senador vitalicio, con voz pero sin voto.
Gracias al cambio de posición de la opositora Unión Nacional de Ciudadanos Éticos (UNACE), que lidera el general retirado Lino Oviedo, la mayoría de senadores aprobó la designación como senador efectivo de Jorge Céspedes para el escaño conquistado por Duarte en las elecciones del 20 de abril.
Los debates sobre si Duarte debía ser miembro de pleno derecho han paralizado la Cámara Alta, en funciones desde el 1 de julio pasado, debido a la oposición de los legisladores de la oficialista Alianza Patriótica para el Cambio (APC) y de un sector de la oposición, incluido los de un sector del Partido Colorado.
El presidente del Senado y del Congreso, el "oviedista" Enrique González Quintana, tomó juramento a Duarte la semana pasada pero esta decisión fue anulada después por la mayoría de los senadores.
En la sesión de ayer, UNACE abandonó su posición, tres días después de que Lugo acusase a Oviedo y al ex presidente de conspirar contra su Gobierno.
Hasta antes del cambio de postura de los "oviedistas", la mayoría en el Senado estaba formada por la (APC), liderada por el Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA, centroderecha), el opositor Partido Patria Querida (PPQ) y los "colorados" opuestos al ex presidente.
Esa mayoría sustenta que la candidatura de Duarte en las pasadas elecciones siendo todavía jefe del Estado fue anticonstitucional y que solo fue posible por la manipulación del Tribunal Supremo y de la Justicia Electoral.
Duarte no asistió ayer a la sesión tal como lo hizo el 26 de agosto pasado, cuando González Quintana le tomó juramento, y en la sesión del jueves anterior cuando defendió con vehemencia su derecho a ocupar el escaño.
El ex gobernante, que afronta un pulso judicial para retomar la presidencia de su partido, no realizó ninguna declaración, pero en un programa de televisión dijo la noche del miércoles que recurrirá a foros internacionales para denunciar “un golpe de Estado institucional del Poder Legislativo, con la complicidad del presidente Lugo”.

Ver comentarios