Enviar

La Sub 20 de Costa Rica, su cuerpo técnico y jugadores, son una muestra de que con disciplina, organización, preparación y buenos fogueos, Costa Rica sí puede brillar a nivel mundial

Selección que nos puso a soñar

Entrega, fuerza, amor por la camiseta son algunas de las palabras que podemos utilizar para hablar de la selección Sub 20 de Costa Rica, que en el Mundial de Egipto ha escrito la página más dorada en la historia del fútbol nacional.
Este puñado de jóvenes, que no han llegado aún a sus 20 años, antes de la justa mundialista eran desconocidos en el balompié nacional e internacional. Trabajaron en silencio y demostraron que cuando se tienen las condiciones y se dan las herramientas para crecer, en cualquier campo, se puede llegar muy largo. Sin salarios millonarios y obligados más bien a estudiar, pareciera que se prepararon con rigor.
La historia de la Sub 20 en la tierra de los faraones es un ejemplo y tal vez nadie hubiera imaginado que estaría entre las cuatro mejores selecciones del mundo en su categoría, ya que su inicio en esta competencia no fue nada alentador, al perder 5-0 con Brasil —el siempre favorito para ser campeón en cualquier categoría— en la primera jornada.
Todo apuntaba a que sería una simple participación, pero esos muchachos se levantaron, derrotaron a Australia y aunque perdieron con República Checa, avanzaron a los octavos de final.
Sin embargo su techo no estuvo ahí, se dieron cuenta de que podían seguir adelante, eliminaron al anfitrión, pasaron a cuartos de final del torneo y en un encuentro muy duro, en el que debieron sacar fuerzas desde lo más profundo de su ser, también eliminaron a Emiratos Arabes Unidos, en tiempos extras.
Ellos tocaron la gloria, y aunque no pudieron dejar atrás a Brasil en semifinales, estos guerreros ticos ya son campeones del mundo, por lo que hicieron en la cancha, por coraje y dedicación.
Este cuerpo técnico y jugadores son una muestra de que con organización, preparación, disciplina y buenos fogueos, Costa Rica sí puede brillar a nivel mundial.
La dirigencia debe seguir apoyando a este grupo y aportar decididamente capacitación a su técnico Ronald González, que les ha sabido transmitir a sus dirigidos el coraje, entrega y disciplina que lo caracterizaron cuando era jugador, y mantener el proceso para que en un futuro formen parte de nuestra representación mayor.
Ver comentarios