Leiner Vargas

Leiner Vargas

Enviar
Martes 30 Diciembre, 2014

En la sociedad del aprendizaje y del conocimiento en que vivimos, muy seguramente nuestra profesión cambiará tres o cuatro veces antes de terminar nuestro ciclo productivo en lo laboral


Reflexiones

Selección de carrera y de Universidad

He decidido escribir esta columna con el fin de reflexionar sobre algo que ocupa y preocupa a muchos jóvenes y padres de familia en estos días. No son pocos los que están tomando una definición crucial en sus vidas en estos días de descanso previos al Año Nuevo: ¿Qué Universidad elegir? y ¿qué carrera estudiar?; preguntas que muchos se hacen y que no son obvias de responder. Hemos de recordarles que es una definición de ustedes los jóvenes, no de sus padres, ni de especialistas en vocación profesional o vende carreras desde algunas universidades privadas.
El futuro personal, familiar y profesional de estos jóvenes está muy ligado con la definición a realizar y debe tomarse, con el sentido común y una gran dosis de información transparente y sobre todo, lo más autónoma posible. Para la gran mayoría de las universidades públicas la posibilidad de ingreso dependerá de la nota de admisión, el margen de elección de carrera queda entonces supeditado a la elección previa y la nota de corte de dicha carrera. Para aquellos que no tengan la dicha de lograrlo en su primera opción, seguramente lo mejor es establecer una lista razonable de segunda o tercera, mejor opción, de tal manera que puedan encontrar algo interesante que llene sus expectativas. Es muy importante tomar en cuenta lo que le gusta y no solo, aquello que le dicen otros es lo mejor para su futuro profesional.

Debemos recordar que el ser humano es mucho más productivo en aquellas cosas que hace con vocación y entusiasmo que en aquello que hace por compromiso o simplemente por ganar dinero. Es también crucial definir una carrera en campos donde sus competencias previas sean razonablemente buenas, no todos somos aptos para todo, pero todos los seres humanos tenemos habilidades y competencias que nos pueden servir para potenciarnos durante la formación universitaria. En la sociedad del aprendizaje y del conocimiento en que vivimos, muy seguramente nuestra profesión cambiará tres o cuatro veces antes de terminar nuestro ciclo productivo en lo laboral. Esto significa que pocos son los espacios donde de previo se puede asegurar que la carrera tendrá mucho o poco mercado laboral.

Aquellos que son realmente buenos en lo que hacen, cualquier carrera terminará con un éxito laboral, en tanto lo que se requiere es una formación humana integral, competencias y capacidades para aprender y, sobre todo, habilidades para adaptarse a distintos entornos. Una mezcla diversa de saberes y de habilidades será quizás la mejor opción para quienes de verdad pretendan ser exitosos en la sociedad del futuro. Es por eso que como en casi todo momento de la vida, la mejor decisión es aquella que nos dicta nuestro sentido común, al final del día lo importante es sentirme bien en lo que estudio y tomarlo con el mayor entusiasmo y compromiso.