Miguel Angel Rodríguez

Miguel Angel Rodríguez

Enviar
Domingo 26 Junio, 2016

La multitud de líneas que confluyen directamente al centro de San José es una de las causas fundamentales del caos vial que vivimos y de los atrasos y presas que sufrimos los habitantes del Área Metropolitana de San José

 

¿Seguirá el caos en el tráfico metropolitano? ¿Adónde queda el bien común?

El MOPT debe ejercer la regulación del transporte colectivo remunerado de personas con el fin de tutelar y garantizar los intereses de los usuarios.
La forma como opera ese servicio no cumple con ese cometido, ya que la multitud de líneas que confluyen directamente al centro de San José es una de las causas fundamentales del caos vial que vivimos y de los atrasos y presas que sufrimos los habitantes del Área Metropolitana de San José. Además, esa forma de operar aumenta injustificadamente el costo del servicio para los usuarios.


Por eso el 16 de diciembre de 1999, junto con el Sr. ministro de Obras Públicas y Transportes don Rodolfo Méndez Mata emitimos el decreto 28337-MOPT que definió las políticas para la modernización del sistema público de transporte remunerado de personas. Ese decreto estableció las reglas para la sectorización del sistema de transporte y para ampliar las concesiones de servicio que vencían en el año 2000.
Por eso las concesiones se extendieron con la condición de que se aceptaban las reformas necesarias en la operación de los buses para poder efectuar su sectorización.
El decreto para la modernización del sistema estableció dos etapas para la sectorización, una de transición que llegaría hasta fines de 2002 y otra de consolidación para los siguientes cuatro años con sus respectivas características.
Como la sectorización demanda coordinación entre concesionarios que operan confluyendo su tráfico hacia un mismo destino, se estableció distinto tipo de rutas (primarias, secundarias, intersectoriales y de distribución) y se definieron los distintos subsectores. Esto llevaba a consolidar operadores, o a lograr acuerdos para su operación coordinada sujetos a la aprobación del MOPT.
En consonancia con estas disposiciones cuando en 2000 se estableció el Consejo Nacional de Planificación Urbana y Secretaría Técnica del PNDU bajo la dirección del Arq. Eduardo Brenes se integró el objetivo de la sectorización en las dos primeras etapas del nuevo Plan Nacional de Desarrollo Urbano en 2001 y 2002; y en el PRUGAM 2008-2030.
Claro que quedaba trabajo difícil por hacer.
Pero luego y a pesar de nuevos estudios que confirman las disposiciones del decreto de 1999, se dejó de lado la sectorización con regocijo de los operadores del transporte de buses, y se renovaron las concesiones de nuevo en 2007 y 2014.
Con inmensa alegría vimos en estos meses cómo el Sr viceministro de Transportes don Sebastián Urbina se dio a la tarea de llevar adelante la sectorización, iniciando en el muy importante y gran cantón de Desamparados.
Pero poco duró la alegría. El gobierno despidió al viceministro Urbina después de quitarle la conducción del proceso de sectorización. ¿Será que de nuevo, 17 años después, se dejará de ejecutar la sectorización?
Eso puede que sea favorable para la ayuda de los buseros a algunos partidos políticos en la campaña electoral, pero sin duda es a costa de los intereses de los usuarios del transporte colectivo y de todos quienes nos movilizamos en el Área Metropolitana. ¿Adónde queda el bien común?