Enviar
San Pedro Sula y Tegucigalpa fueron escenario de movilizaciones multitudinarias
Seguidores de Zelaya concentran marchas en centros urbanos
La esposa del depuesto mandatario hondureño reiteró que “los golpistas no quieren que se resuelva la crisis que ellos han provocado”

Tegucigalpa
EFE

Seguidores del depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, se concentraron ayer en Tegucigalpa y San Pedro Sula, las dos ciudades más importantes del país, para exigir su reinstalación en el poder y la salida del régimen de facto que preside Roberto Micheletti.
El dirigente popular Juan Barahona, dijo a Efe que “el movimiento de resistencia que exige el regreso del presidente Zelaya no se rinde”, y adelantó que en Tegucigalpa ayer esperan la concentración de unas 20 mil personas y de una cantidad similar en San Pedro Sula, en el norte del país.
Hacia las 12.00 hora local (18.00 GMT), en la protesta pacífica en Tegucigalpa participaban unas 4 mil personas.
Barahona agregó que los manifestantes en Tegucigalpa, apostados en las inmediaciones de la Casa Presidencial, permanecerán “toda la semana” en ese mismo sitio “hasta que venga Manuel Zelaya y salgan los golpistas del poder”.
Dijo, además, que para los hondureños “no tiene ninguna importancia” el partido de fútbol entre las selecciones de Honduras y Costa Rica, previsto para mañana en San Pedro Sula, eliminatorio del Mundial de Sudáfrica 2010.
El partido ha sido calificado de “alto riesgo” por algunas autoridades locales, aunque la Policía reiteró ayer que se dispone de la “suficiente seguridad” para garantizar la celebración del juego en el Estadio Olímpico Metropolitano, con capacidad para 40 mil espectadores.
Entre los manifestantes en Tegucigalpa figuraron la esposa de Zelaya, Xiomara Castro, acompañada de su hija Hortensia, y el sacerdote Andrés Tamayo, un reconocido ecologista de origen salvadoreño y nacionalizado hondureño.
Tamayo, quien encabeza un movimiento ambientalista en el oriental departamento de Olancho, donde en varias ocasiones ha recibido amenazas de muerte, dijo a Efe que el miércoles pasado comenzó en esa región del país una movilización con unas 500 personas que se han dirigido a Tegucigalpa.
“El pueblo ha salido a las calles a exigir que el presidente Zelaya regrese al poder”, agregó.
La esposa de Zelaya reiteró que “los golpistas no quieren que se resuelva la crisis que ellos han provocado”, y anunció que también acompañará la protesta de San Pedro Sula.
Zelaya fue arrestado por los militares el 28 de junio pasado y destituido por el Parlamento, que designó como nuevo presidente de Honduras a Roberto Micheletti, hasta entonces titular del poder Legislativo.
Los manifestantes en Tegucigalpa también anunciaron en un comunicado que aumentarán sus acciones de resistencia en todo el país e intensificarán “los llamados de acciones solidarias internacionales en contra del régimen de facto”.
Además, continuarán las “acciones pacíficas para afectar el normal desenvolvimiento de las operaciones comerciales de empresas promotoras, financiadoras y ejecutoras del golpe político-militar contra el Gobierno legalmente constituido de José Manuel Zelaya Rosales y contra todo el pueblo hondureño”.
Barahona también dijo que la delegación de la Organización de Estados Americanos (OEA) que vendrá a Tegucigalpa, posiblemente a finales de agosto, a dialogar con funcionarios del Gobierno de Micheletti, se reunirá, además, con dirigentes del movimiento popular que exige la restitución de Zelaya.
Agregó que el Gobierno de Micheletti “podrá retrasar la llegada de la delegación de la OEA, pero no cancelarla” y que “también podrán posponer la entrega del poder, pero no podrán quedarse indefinidamente”.
El dirigente del gremio de maestros Sergio Rivera, quien también participa en el movimiento de resistencia popular que exige el regreso de Zelaya, dijo a Efe que “la movilización se mantiene” y “el animo esta muy en alto”.
“Que sepan los golpistas que no nos van a callar, que sus artimañas para quedarse en el poder no serán válidas porque el pueblo va a rescatar la patria”, apostilló Rivera.


OEA reafirma apoyo a Arias

José Miguel Insulza, Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), reafirmó ayer que la institución continúa comprometida con la promoción del Acuerdo de San José, propuesto por el Presidente de Costa Rica, Óscar Arias, como “la salida más razonable a la crisis hondureña” provocada por el golpe de Estado del 28 de junio, que desalojó del poder al Presidente constitucionalmente elegido, José Manuel Zelaya Rosales.
Insulza reiteró que el Organismo mantiene su acuerdo de enviar una Comisión compuesta por varios Cancilleres de la región y él mismo, que acuda a Tegucigalpa para buscar, mediante el diálogo, un consenso en torno al Acuerdo de San José.
El titular de la OEA recordó que el organismo es quien fija los términos de sus delegaciones, de acuerdo con sus propias normas y reglas de funcionamiento. “El Secretario General de la OEA está mandatado por la Asamblea General para llevar adelante las gestiones que sean necesarias. Cualquier cambio en eso requeriría una nueva Asamblea General”, aseguró Insulza.
Ver comentarios