Logo La República

Sábado, 24 de agosto de 2019



MAGAZINE


Seducción, camino más corto para alcanzar metas

| Martes 23 junio, 2009



Seducción, camino más corto para alcanzar metas

¿Cuál es el camino más corto para alcanzar una meta? La seducción, responde la periodista y filóloga española Vis Molina en “Seductoras, vidas y logros”, un libro por cuyas páginas pasean desde Ava Gardner hasta Carla Bruni y Michelle Obama.
Mujeres muy diferentes, pero todas un ejemplo de que la seducción, entendida en un sentido amplio, parece un método altamente eficaz para lograr un fin.
“Se consiguen más cosas seduciendo que imponiendo”, dice Molina, quien ha dedicado un año y medio de su vida a escribir los retratos de unas mujeres que “han conseguido muchísimas cosas en su vida a través de sus armas de seducción, pero no solamente entendidas desde el punto de vista sexual”.
Para trazar sus perfiles Molina las agrupa en cuatro apartados: las que han seducido desde la pantalla cinematográfica, por su intelecto, en la política o las que han sabido enamorar a hombres de “sangre azul”.
Y si Chanel es su personaje favorito dentro del capítulo que dedica a las mujeres que destacaron por su intelecto, Carmen Díez de Rivera lo es en el apartado sobre la “seducción política” por encima incluso de la “cerebral” Jackie Kennedy o la “llamativa” capacidad que tuvo Eva Perón para movilizar a las masas.
Del mundo de la política Molina también destaca a la “ambiciosa” Carla Bruni, una “auténtica devora hombres, con un carrerón tremendo”, y a la “franca y directa” Michelle Obama.
La primera dama de Estados Unidos tiene, según estima Molina”, una “personalidad muy atractiva, muy diferente”, y “conecta muy bien con la gente”, por lo que cree que “va a decir muchas cosas” y “nos va a dar muchas sorpresas”.
En este libro de y para mujeres —ya que son estas las que más libros compran y leen—, Molina ha querido hacer hincapié en que la seducción no es solo sexual sino que abarca más matices, porque en definitiva todos tenemos que seducir en nuestra vida cotidiana, en nuestro trabajo, en nuestra familia, en el día a día.

Madrid
EFE