Se tambalea el campeón
Enviar
Se tambalea el campeón
Mavericks cuesta arriba, Indiana dijo presente y Bulls, una incógnita sin Rose
Como se temía y casi se adelantaba, a los campeones defensores en la NBA, Mavericks de Dallas, los llevan por la ruta del calvario y ya están 0-2 abajo, tras su segunda derrota el lunes pasado 99-102 ante Oklahoma.
No pudo Dirk Nowitzki, pese a sus 31 puntos, salvar el barco en un partido en el que Kevin Durant puso arriba a su equipo a 50 segundos para el final y que luego James Harden sentenció con cuatro tiros libres.

El juego lo perdió Dallas en el primer cuarto, cuando permitió a Thunder una ventaja de ocho puntos 24-32, ganó los dos siguientes cuartos 26-25 y 27-22 obligando al cerrado final en el que Jason Terry puso a su equipo a un punto de Oklahoma, pero James Harden no falló desde la línea de tiro libre, como no lo hizo en toda la noche desde esa distancia (diez de diez), mientras que Terry si erró en dos desesperados intentos de tres, que buscaban igualar el partido.
Ahora Dallas se jugará la defensa de su corona en el American Airlines Center, donde deberán dar un vuelco radical a esta historia en la que pese a todo Thunder no ha demostrado una superioridad absoluta, puesto que la diferencia el sábado fue de un punto, 99-98 y dos el lunes, dejando la sensación que el aliento en casa puede impulsar al Mavericks a la resurrección.
Otro equipo que tiene encaminada la serie es el Heat ante un Knicks que sigue fiel a las estadísticas negativas que pesan sobre su espalda, puesto que suma 12 derrotas consecutivas en playoff, y no está muy lejos de sumar las 14, con este Miami de LeBron James.
Pese a sus 30 puntos y a jugar encendido, con una notoria mejoría con respecto al pasado sábado, a Carmelo Anthony le sigue afectando la sombra de LeBron para hacer “volar” su talento; James le hizo una defensa desgastante a la estrella, además colaboró con 19 puntos, mientras que Dwyane Wade y Chris Bosh agregaron 46 (25 y 21, respectivamente).
Carmelo encestó 12 canastas en 26 intentos mientras que un resfriado Tyson Chandler, que incluso llegó a ser duda para este partido, sumó 13, cinco menos que el segundo con más efectividad el lunes para Nueva York, que fue Amare Stoudemire con 18 unidades y quien por cierto sufrió una cortada en su mano izquierda.
Según fuentes del equipo, Stoudemire, antes de entrar a los vestuarios, golpeó con fuerza el cristal de una de las cajas de los extintores de incendios y sufrió varios cortes que requirieron puntos de sutura y hasta pusieron en peligro su participación para el próximo juego.
Para mañana en Nueva York, lo que se puede esperar es una ratificación de autoridad del Heat, o aquello para los Knicks que cuando más se pierde, más cerca se está de una victoria.
Por su parte, Indiana sí se recuperó del tropezón del sábado, cuando cayó ante Orlando 81-77, en una serie en la que ellos son favoritos ante un Magic, sin la magia de su centro Dwight Howard, ausente por lesión.
El tercer cuarto fue el fatal para Orlando, porque ahí perdió 17 puntos (13-30) de los 15 que al final definieron el partido 93-78 para Indiana.
La serie viaja a Orlando, donde hoy Glen Davis, quien el lunes comandó al Magic, deberá mejorar su puntería, ya que ese día solo acertó cinco de 16 intentos aunque de la línea personal ocho de diez.

Luis Rojas
[email protected]

Ver comentarios