Enviar
Jueves 12 Enero, 2012

Se quiere tapar el sol con un dedo

Costa Rica a lo largo de la historia ha obtenido grandes éxitos, los cuales benefician a los costarricenses en su mejoramiento del nivel de vida. No es por ninguna razón que nuestro país poseía en el 2004 la tasa de pobreza más baja de la región. También se mejoró la imagen con la que se promocionaba a nivel internacional, identificándonos como un pueblo con grandes condiciones que benefician la incursión de empresas de capital extranjero, es decir, los costarricenses ofrecemos una mano de obra calificada, no poseemos fuerzas armadas, tenemos varios tratados de libre comercio, lo que hace que mejoremos las relaciones con los países del mundo.
Con lo anterior, se puede decir que Costa Rica tiene un éxito que está fundamentado en hechos relevantes, los cuales han cambiado las condiciones de vida a nosotros, los costarricenses; pero aquí es donde me planteo una pregunta, la cual he escuchado en autobuses, taxis, caminando en la capital e inclusive en medios de comunicación, ¿el país quiere tapar el sol con un dedo ante diversas problemáticas que aquejan a la sociedad?
Es decir, la sociedad costarricense siente que el gobierno no le da la importancia a la problemática actual, y lo que hace es tomar decisiones que no se centran en el punto principal del conflicto, lo podemos observar en las carreteras, en donde cada día hay más huecos, y el gobierno aprueba el presupuesto, pero lo malo es que los trabajos que realizan son remiendos, y a la larga se sigue teniendo el mismo problema, como lo que ha pasado en el puente sobre el río Virilla, que es una tortura para los conductores que viajan de San José y Alajuela.
Otro de los temas que van de boca en boca por la sociedad es el aumento de la delincuencia y la pobreza, en donde cada vez rinde menos el salario, debido al aumento de precios de bienes y servicios, lo cual no se refleja de igual manera en los aumentos de los salarios. En relación con esta problemática, y para empeorar la situación, aumenta la delincuencia; es decir, una persona que se encamina al trabajo o cualquier otro destino con su dinero en el bolsillo, está expuesta a ser víctima de un robo, y tendrá suerte si no le quitan la vida.
El problema es que el gobierno en vez de aumentar el presupuesto a las autoridades competentes tiene la visión de disminuirlo y, por otro lado, las autoridades competentes atrapan a los delincuentes, pero en un par de horas ya están en libertad, lo que hace que no se resuelva el problema.
El gobierno debe de escuchar al pueblo y brindar soluciones concretas a los problemas, mejorando la aplicación del presupuesto de las obras, actualizando el marco legal aplicable a las exigencias actuales.
Pero para tener un cambio en la Costa Rica actual el estado debe incentivar una educación de calidad, ya que solo así se formará una sociedad mejor. Por otra parte, solo con resultados se nos cambiará la idea que tenemos del gobierno.

Allan Steven Ramírez Zúñiga
Asesor en Comercio Exterior