Enviar
¡Se le empató a Argentina!
Lo malo fue que Lionel Messi no jugó


Las apuestas se cayeron, el pronóstico falló, la selección de Costa Rica mostró una mejor cara que ante China, y le sacó un empate a cero a Argentina en el nuevo Estadio Nacional.
Los 35 mil espectadores disfrutaron de un buen juego, entretenido, ameno, pero no pudieron ver a Lionel Messi, que pese a que Sergio Batista anunció que sería titular, a última hora, no lo puso ni en el tiempo de descuento.
El comportamiento de la nacional fue el esperado, el lógico, el que debía ser. Al frente estaba una de las mejores selecciones del mundo, con una constelación de estrellas, lista para comerse un manjar.
Ricardo la Volpe ordenó el equipo atrás, plantó una línea de cinco defensas y delante de ella dos hombres más en la marca. Le cedió la iniciativa a los sudamericanos, que pasaran la pelota donde les diera la gana, pero sin opción de penetrar.
Así fue, alta posesión celeste y por mucho, desde atrás Mascherano iniciaba la secuencia de pases, unido a Banegas, Biglia y llegando hasta Pastore y Sosa, pero sin poder rebasar la férrea defensa.
Y cuando eso sucedió, apareció la figura del juego, la estrella tica, Keylor Navas, toda una muralla, para frenar los mano a mano, las remates rastreros o los aéreos, todo lo que osaba llegar a su área.
Y es que el partido, al menos en los primeros 45 minutos se jugó en territorio nacional, salvó un remate alocado de Johnny Acosta y un pase milimétrico de Bryan Ruiz a Alvaro Saborío, que cuando se aprestaba a anotar, se la quitó Ezequiel Garay.
La afición entendió bien que el juego del gato y el ratón era lo que le convenía a la Tricolor, lejos de irse irresponsablemente al ataque y ser presa de una goleada, que era lo que se esperaba antes del juego, por lo que aplaudió con frecuencia.
En la complementaria la historia fue similar, aunque ya Costa Rica adelantó un poquito las líneas y Argentina comenzó con las variantes, por lo que se vio un accionar más parejo.
Al igual que al inicio, fue Keylor Navas el responsable de este cero a cero con tapadas de película, sobre todo la que le hizo al minuto 55 a Belluschi y al 62 a Angeleri, ambos con sello claro de gol.
Ya en la recta final más de uno de la nacional se la creyó, comenzaron a tocar la pelota, se vieron pases seguidos y hasta un “olé” salió de la gradería. La afición alentó y al final celebró un empate a cero, que termina con buen sabor, ante una de las mejores selecciones del mundo.
Atrás quedó el mal desempeño ante China, ahora se supo jugar, no de tú a tú, eso era suicidio, pero sí con una idea clara de juego, para sacar un resultado, ante un rival a todas luces superior.
Ahh, lástima, Messi no jugó.

Cristian Williams
[email protected]

Ver comentarios