Enviar
Se fue el Inter, sigue Bayern

El Olympique de Marsella, gracias a un gol del brasileño Brandao en el minuto 92, clasificó para cuartos de final de la Liga de Campeones y dejó fuera de la competición al Inter, pese a la victoria obtenida por los “nerazzurri” (2-1) en el partido de vuelta disputado en el estadio Giuseppe Meazza de Milán.
El conjunto francés se benefició de la ventaja de la que disfrutaba tras el partido de ida, cuando se impuso por 1-0 en el Velódromo de Marsella con un tanto de Ayew en el descuento, y ayer apeó de la máxima competición europea por clubes al campeón de la temporada 2009-2010.
De nada sirvieron los esfuerzos de los hombres de Claudio Ranieri, quienes desde los primeros minutos de juego crearon claras ocasiones de peligro y lucharon hasta el último minuto por el pase a la siguiente ronda.
Desde el córner izquierdo, al min. 74, Cambiasso inició la jugada que reabría el partido y la eliminatoria con un gol de Milito, que se hizo con el balón dentro del área en una acción muy disputada.
Cuando parecía que el Inter podía lograr lo imposible, Brandao puso fin a sus ilusiones en el tiempo de descuento con un jugada en la que superó a Samuel y logró meter el balón en el fondo de la portería de Julio César.
Acto seguido, en un final de partido lleno de tensión, el árbitro pitó un penalti a favor del Inter por una falta sobre Pazzini del meta Steve Mandanda, que fue expulsado.
El italiano logró transformar esa oportunidad y elevar el marcador 2-1 a favor de su equipo, aunque esa victoria no fue suficiente para dar el tercer pase consecutivo al Inter a cuartos de final.
Por su parte Bayern Múnich se metió en cuartos de final sin dejar lugar a dudas, al golear en casa al Basilea por 7-0, con cuatro goles de Mario Gómez, que superó el récord de Dado Prso al lograr el cuarteto en 23 minutos.
El Bayern acabó con el “matagigantes” que había echado al Manchester United de la competición e hizo que su derrota de la ida (1-0) se convirtiera en una anécdota sin importancia.
El Basilea apenas opuso resistencia ante un Bayern que se hizo respetar desde el primer minuto.
El equipo alemán salió decidido a enderezar las cosas pronto y acorraló al Basilea en su área con Arjen Robben, Thomas Müller y Franck Ribery rotando con frecuencia sus posiciones y con los dos laterales, Philipp Lahm y David Alaba, incorporándose con frecuencia al ataque.

Roma/EFE
Ver comentarios