Se extiende lucha en Sudán del Sur
Todo el personal de la ONU, así como siete civiles y una decena de miembros de ONG fueron evacuados ayer de Akobo en helicóptero, mientras está en curso otra operación. AFP/La República
Enviar

Se extiende lucha en Sudán del Sur

Los combates entre el Ejército sursudanés y las fuerzas rebeldes se recrudecieron hoy en los estados de Unidad y de Jonglei, donde fue atacada una base de la ONU, entre mediaciones africanas para evitar que la crisis derive en una guerra civil.

201312202340490.i22.jpg
Todo el personal de la ONU, así como siete civiles y una decena de miembros de ONG fueron evacuados ayer de Akobo en helicóptero, mientras está en curso otra operación. AFP/La República
El aumento de la violencia étnica, entre las tribus rivales Dinka y Lou Nuer, ha provocado cientos muertos desde el domingo pasado y obligado a 34 mil civiles a buscar refugio en sedes de la ONU de Yuba y Bor, capital de Jonglei.
Sin embargo, estas sedes no se han quedado al margen de los ataques, como demuestra el asalto ayer de unos 2 mil rebeldes Lou Nuer a la base del organismo internacional en la ciudad de Akobo, que estuvo bajo su control durante unas horas.
Dos cascos azules indios y 20 civiles perecieron en esa agresión, según el recuento de víctimas proporcionado ayer por la misión de la ONU en Sudán del Sur (UNMISS).
En esa base se habían refugiado miembros del clan Dinka, al que pertenece el presidente, Salva Kir, que ha acusado del intento de golpe de Estado al exvicepresidente Riak Mashar, de los Lou Nuer.
Además de este suceso, se han registrado combates entre ambas tribus en varias zonas de Akobo y Jonglei, que causaron en las últimas horas más de 50 muertos en las filas Dinka, informó el portavoz presidencial Ateny Wek Ateny.
Los rebeldes están dirigidos en Jonglei, donde en 1991 enfrentamientos entre las citadas tribus dejaron más de un millar de muertos, por el poderoso general Peter Gadet, que ya se enfrentó en el pasado a Kir.
Todo el personal de la ONU, así como siete civiles y una decena de miembros de ONG fueron evacuados ayer de Akobo en helicóptero, mientras está en curso otra operación para hacer lo mismo con 40 cascos azules de la ciudad de Yuai, también en el estado de Jonglei.
Mientras que Bor cayó en manos de los rebeldes el miércoles por la noche, no está claro qué bando mantiene el control de la capital del estado de Unidad, Bentiu.
Vecinos de Bentiu, que abandonaron ayer la ciudad, indicaron que las fuerzas leales a Mashar se han desplegado en la ciudad.
El portavoz de la UNMISS, Joseph Contreras, informó de que 27 soldados partidarios de Kir y 525 civiles se refugiaron en un complejo de su organismo en el área de Ribkona, en Unidad.
Por su parte, el gobernador de este estado, Madinq Ang Dibak, explicó en declaraciones a una radio local que la tensión aumentó en la zona después de que se propagaran informaciones de que unos 500 Lou Nuer fueron asesinados por fuerzas leales a Kir en Yuba.
Miembros del clan Lou Nuer mataron el jueves a dieciséis Dinka que trabajaban en un campo petrolífero de Unidad, adonde las autoridades enviaron tropas para tratar de controlar la situación.
Ante este escenario, Kir se comprometió a evitar que la actual escalada de la violencia derive en una guerra civil, siempre que el otro bando renuncie a sus intentos de derrocar al régimen.
Kir expresó esta postura ante los mediadores africanos de la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD, en su siglas en inglés), formada por Etiopía, Sudán, Kenia, Uganda, Somalia y Yibuti.
Ateny negó que las autoridades tengan como blanco a una determinada tribu y afirmó que "la campaña tiene como objetivo a los implicados en la conspiración para derribar el Gobierno".


Jartum/EFE

 



Ver comentarios