Se busca loco para ocupar el peor puesto de Europa
Enviar
Se busca loco para ocupar el peor puesto de Europa

Supone una buena oficina y un título importante. Seguramente tendría una muy generosa cuenta de gastos. Por otra parte, bien puede haber una lucrativa consultoría en Goldman Sachs Group Inc. una vez que todo se termine.
A pesar de ello, habría que estar al borde de la locura para aceptar el puesto de presidente del Banco Central Europeo cuando Jean-Claude Trichet lo abandone en octubre de este año.

Es el peor de los empleos. La crisis del euro se agrava. Se nos pedirá que logremos lo imposible. Nuestra independencia será inexistente. Por otra parte, lo más probable es que termine recordándosenos como la persona que estuvo a cargo durante uno de los mayores fracasos monetarios de la historia. No es precisamente una perspectiva atrayente.
Cuando Axel Weber renunció de forma inesperada a la presidencia del Bundesbank este mes, de pronto desapareció el candidato favorito para suceder a un Trichet calmo y seguro.
Ahora el terreno está desierto. Los apostadores afirman que Mario Draghi, el gobernador del Banco de Italia, es el que más posibilidades tiene de ocupar el puesto. Lo sigue Erkki Liikanen, el banquero central finlandés, que ahora está en una relación de 2 a 1, seguido por Yves Mersch, de Luxemburgo, y el holandés Nout Wellink. A 20-1 se encuentra otro alemán, Klaus Regling, que dirige el fondo de rescate de Europa. Hasta podría ser otro francés: se ha mencionado a Xavier Musca, el asesor económico del presidente francés Nicolas Sarkozy.
De todos modos, sin duda cualquier empleo sería preferible a estar al frente del BCE: ministro de Hacienda griego, por ejemplo, o dirigir la división de relaciones públicas de BP Plc en la costa del Golfo. Cualquiera de esas dos opciones sería mejor que tratar de resolver el caos en que se encuentra el euro.
Esta es la razón.
En primer lugar, la crisis va y viene, pero la única verdadera solución es que las economías de los 17 miembros converjan, y no hay indicios de eso. Alemania florece, y los países periféricos están sumidos en la recesión. En efecto, los desequilibrios crecen, y eso significa que la crisis se agrava.
En segundo término, al nuevo presidente del BCE se le pedirá que logre lo imposible. El banco central tiene el mandato de mantener los aumentos de los precios al consumidor por debajo del 2%. En enero, la inflación de la zona del euro ya estaba en 2,4%. Thomas Straubhaar, el director del Instituto de Economía Internacional de Hamburgo, dice que la inflación alemana llegará al 4% para fines de 2012. La presión de los precios crece en todas partes, y en algún momento el BCE tendrá que actuar.
En tercer lugar, la independencia del banco está a punto de quedar comprometida. Los gobernantes de la zona del euro se esforzarán por mantener la integridad de la moneda única. Han invertido demasiado capital en ese proyecto como para permitir que fracase. Instrumentarán una decena de planes y destinarán billones de euros a paquetes de rescate. Las probabilidades de que el BCE conserve la independencia durante ese proceso son nulas. El presidente del BCE terminará por hacer lo que los políticos franceses y alemanes le digan, independientemente de si tiene sentido en el plano económico.
En cuarto lugar, es probable que terminemos viendo la desintegración del euro. Se trata de un período de ocho años. Quienquiera ocupe el puesto, seguirá en ese lugar en 2019. Cuesta imaginar que la moneda única sobreviva tanto tiempo sin que uno o más países se vayan. Las presiones dentro del sistema son demasiado fuertes como para que pueda contenérselas. ¿Quién quiere que se lo recuerde como la persona que encabezó uno de los grandes fracasos monetarios de la historia?
Es probable que encuentren a alguien que acepte el puesto. Siempre hay alguien que quiere un ascenso.
Pero Axel Weber era un candidato de gran estatura, exactamente lo que el BCE necesita. Se alejó del puesto. Los demás candidatos ahora estudian la descripción del cargo.

(Matthew Lynn es columnista de Bloomberg News, las opiniones que expresa son personales.)

Nueva York

Ver comentarios