Logo La República

Lunes, 19 de agosto de 2019



NACIONALES


Se acabó la recesión...¿y qué?

Redacción La República [email protected] | Lunes 27 septiembre, 2010



ANALISIS
Recuperación económica en Estados Unidos va bien o mal, dependiendo en cómo se perciba
Se acabó la recesión… ¿y qué?
La crisis norteamericana terminó en junio, 2009, al menos formalmente

Como informamos la semana pasada en LA REPUBLICA, la recesión más prolongada en los últimos 60 años terminó oficialmente en Estados Unidos.
La Oficina Nacional de Investigación Económica esperó a confirmar que el crecimiento de la producción continuara durante cinco cuatrimestres consecutivos, antes de hacer su anuncio, lo que significa que la recesión terminó en junio de 2009.
La noticia es buena, pero está lejos de ser excelente.
Incluso si la recesión hubiera terminado, la recuperación de los estadounidenses probablemente será lenta y débil.
Dado que Estados Unidos sigue siendo nuestro socio comercial más importante, es probable que tome tiempo, antes de que Costa Rica sienta el impacto positivo de una eventual reactivación.
Por ahora, muchos indicadores económicos importantes se mezclan.
La buena noticia es que entre junio y diciembre del año pasado, el producto interno bruto en Estados Unidos aumentó al 5%.
La mala noticia es que para junio de este año, cayó a un anémico 1,6%.
En el lado positivo, las tasas de desempleo en Estados Unidos se han estabilizado.
Entre mayo y agosto de este año, las cifras se mantenían en una banda estrecha del 9,5% a 9,7%.
Por otra parte, millones de estadounidenses no se cuentan como desempleados, porque han renunciado a buscar trabajo en una economía débil.
Las malas noticias en el mercado de la vivienda consisten en que los prestamistas hipotecarios recuperaron más casas en agosto pasado, que en cualquier otro mes desde el inicio de la crisis inmobiliaria de Estados Unidos.
Además, la actividad hipotecaria privada está lejos de ser autosuficiente, y las empresas patrocinadas por el gobierno aún se requieren para apoyar el mercado en marcha, mientras que la falta de interés del sector privado sugiere que el mercado espera que los precios inmobiliarios bajen aún más.
La buena noticia es que el número de propiedades por iniciar un proceso de ejecución hipotecaria se desaceleró por sétimo mes consecutivo, lo que significa que el ritmo al que los hogares están siendo recuperados, pronto se ralentizará significativamente.
En cuanto a los precios de la vivienda se refiere, el mercado se va estabilizando.
Durante los últimos cuatro años, el precio medio de la vivienda cayó un 36%, desde $275 mil a $175 mil, después del incremento acelerado entre 2000 y 2006.
El precio actual es más o menos lo que cabría esperar, si hubiera aumentado durante la última década, en la misma proporción que el periodo 1970-2000.
Otro punto de vista positivo viene de los llamados “principales indicadores económicos”, que han seguido una tendencia ascendente y constante, antes del final de la recesión.
Esos indicadores incluyen la producción, inventarios y pedidos de los fabricantes estadounidenses de productos de consumo y bienes de capital, así como la construcción de viviendas.
Por otra parte, la tasa de aumento de los indicadores se ha ralentizado considerablemente en los últimos meses, ya que la demanda sigue siendo débil en muchos sectores, y el crédito es a menudo difícil de obtener.
En relación a la volatilidad de los mercados financieros, las nuevas normas recientemente aprobadas por el Congreso de Estados Unidos, que tratan de dar a los reguladores más poder sobre los mercados financieros, puede no funcionar.
Los eventos del pasado nos enseñan que los banqueros son a menudo capaces de inventar nuevos tipos de riesgos, que escapan incluso al más listo de los reguladores.
Mientras tanto, la visión optimista es que una regulación más fuerte de hecho disminuye el riesgo de una expansión extrema del crédito, como la burbuja hipotecaria de la última década.
Entre otras medidas, la ley crea una oficina de protección del consumidor, para evitar los abusos en la hipoteca, préstamos de auto y tarjetas de crédito.
También crea un consejo de supervisión a nivel nacional de la industria financiera, incluido el vasto mercado de los instrumentos anteriormente no regulados, tales como los derivados.
Otro posible problema es que Estados Unidos se ha comprometido a gastar enormes cantidades de dinero en programas sociales durante la próxima década, especialmente en materia de pensiones para los baby boomers que van envejeciendo.
Dado que estos programas actualmente no tienen el financiamiento adecuado, Estados Unidos tendrá que acumular más deuda, que en algún momento no podrá pagar.
Esta preocupación es real, pero el riesgo de agitación social y económica sería peor, si la administración anterior hubiera sido capaz de desmantelar completamente el sistema.
La situación actual puede de hecho ser remediada, utilizando una combinación razonable entre un retraso en la edad de jubilación y un modesto aumento en los pagos de seguridad social.
Eso nos deja con el temor a amenazas externas, incluyendo una guerra comercial con China, si Pekín se niega a permitir que su moneda suba de valor, así como una crisis en Europa, si Grecia, Portugal y otras economías convulsas no logran mejorar su rendimiento.
Pero, la moneda china en el largo plazo llegará a un nivel adecuado. La parte sana de Europa puede preocuparse por los países débiles, dejando a Estados Unidos tratar sus propios asuntos.
Aún nos queda la pregunta de si en el caso de nuestro vecino del norte, el vaso está medio vacío o medio lleno.
Por lo menos no parece tener una fuga.

Fred Blaser
Co Presidente
República Media Group