Enviar
Se abre la Catedral
Las mejores raquetas del mundo de blanco a escena
Amenazado por un feroz rival que disfruta de su mejor momento, el español Rafael Nadal dará la primera zancada en Wimbledon en busca de su undécimo título de Grand Slam que no le otorga garantía absoluta para conservar el número uno del mundo.
Despierto ya el gigante serbio, Novak Djokovic, el abanico de posibilidades en el camino hacia la final se encuentra más abierto que nunca al arrancar la 125 edición de Wimbledon.
Dentro de las pistas, el "top 4" de la ATP, que coincide en esta edición con los cuatro primeros cabeza de serie del torneo y el mismo puesto, incluirá hombres hambrientos que trabajan a destajo por un reto particular.
El de Nadal, que abrirá el cuadro midiéndose por primera vez al estadounidense Michael Russell, es igualar con once Grandes al sueco Bjorn Borg, quien posee la cuarta posición en la lista de los tenistas más galardonados en torneos de esas características y que encabeza el suizo Roger Federer con dieciséis.
Esa defensa del título ayudaría a Nadal para aferrarse al podio mundial, pero no sería suficiente si el adversario en la final fuese Djokovic, que inicia su camino mañana ante Jeremy Chardy.
Simplemente siendo finalista, independientemente del resultado de los demás, el serbio desbancaría a Nadal y se convertiría por primera vez en número uno del mundo, puesto del que ahora lo separan solo 65 puntos.
Por su parte, el hombre que encarna la esperanza de los británicos en el tenis, Andy Murray, cuenta con el aval de su reciente victoria en Queen's para aumentar las expectativas de levantar su primer trofeo de Grand Slam.
En el sector femenino, la tenista danesa Caroline Wozniacki, que todavía no ha conseguido ningún título individual de Grand Slam en su carrera, se enfrenta a su cuarto Wimbledon clasificada por primera vez como cabeza de serie número uno, una condición que asegura no supone ninguna presión añadida para su juego.
Wozniacki, que en el pasado torneo de Wimbledon cayó en la cuarta ronda, ha sido este año semifinalista en el Open de Australia y llegó hasta la tercera ronda en el Roland Garros.
El inicio de la competición femenina está marcado este año por el regreso a las pistas de la estadounidense Serena Williams, otrora número uno del mundo, que regresa a un gran torneo en Londres después de haber superado una lesión en su pie derecho y una embolia pulmonar.
También vuelve a las pistas en esta edición del campeonato su hermana Venus, que arrastra una lesión en su muslo derecho desde enero, cuando tuvo que retirarse de su partido de tercera ronda en Australia.
Na Li, la primera tenista china en ganar un Grand Slam, tras imponerse este año en París, se presenta en Wimbledon como cabeza de serie número tres.

Londres
EFE




Ver comentarios