Miguel Angel Rodríguez

Miguel Angel Rodríguez

Enviar
Lunes 9 Julio, 2018

Se requiere el ajuste fiscal y crecer más

Se debe acelerar el crecimiento para que el ajuste fiscal (disminución de gastos y aumento de impuestos) —propuesto en sus visitas a la Asamblea Legislativa por la Sra. ministra de Hacienda Rocío Aguilar— sea suficiente para contener el crecimiento de la deuda pública.

El esfuerzo fiscal requerido es menor cuanto mayor sea la tasa de crecimiento de la economía. Es por ello evidente la enorme importancia de que la economía costarricense crezca más para que las propuestas del gobierno sean exitosas.

Pero desdichadamente la economía ha venido señalando un deterioro en su crecimiento.

El año pasado el crecimiento resultó inferior al estimado inicial del BCCR, y también inferior a la corrección a la baja que hizo el BCCR a mediados de año. El resultado final en 2017 fue el segundo más bajo desde 2010.

El PIB trimestral viene disminuyendo su crecimiento desde finales de 2016. Este año el resultado del primer trimestre (3,2%) es ligeramente inferior al del año pasado y posiblemente el crecimiento anual sea también inferior al de 2017.

También el índice mensual de actividad económica viene disminuyendo mes con mes en 2018. Y su tendencia es a la baja desde finales de 2016.

Como se sabe, una política restrictiva del gasto gubernamental y de incremento de los impuestos tiene efectos restrictivos sobre la demanda y el crecimiento del PIB. Pero ante la situación fiscal es imprescindible actuar pronto para contener sus efectos negativos sobre la producción y el empleo y para evitar una futura crisis financiera. Por eso es necesario que a la par de los ajustes en gastos e ingresos de la Hacienda pública, se tomen medidas para eliminar frenos al crecimiento y para estimular la inversión nacional y extranjera.

Los datos del crecimiento del crédito bancario hacen más preocupante el posible y negativo efecto recesivo del ajuste fiscal.

El crédito bancario total en los primeros seis meses de 2017 tenía un crecimiento interanual del orden de un 12% a un 13%, y en los últimos siete meses de 2016 había crecido cada mes más del 12%. Pero desde julio del año pasado viene disminuyendo su crecimiento interanual mes con mes hasta llegar en mayo a solo el 2,9%

Ciertamente el bajo crecimiento del crédito bancario tiene muchas causas. Una de ellas, las altas tasas de interés producto principalmente de la presión ejercida por la necesidad del gobierno de financiar su déficit, de la política del BCCR para no permitir que se devalúe el colón y de los aumentos de las tasas de interés internaciones por las acciones del Federal Reserve. Otra, la incertidumbre por la situación fiscal que afecta los planes y cronogramas de inversión. Una tercera, el incremento de los precios de materias primas, especialmente del petróleo, que restringe la demanda sobre todo de bienes de consumo duradero. Todavía otra, las convenientes medidas del órgano supervisor para evitar el endeudamiento en moneda extranjera de quienes no generan divisas. Estas causas afectan la demanda por crédito bancario.

Pero también se ha afectado la oferta del crédito de los bancos estatales a partir de los escándalos por los casos “cementazo”, Yanber, Hidrotárcoles y otros. Es razonable asumir que los funcionarios bancarios, ante la justificada investigación penal por presunciones de fraude, se vuelvan mucho más cuidadosos y selectivos en el otorgamiento de créditos y restrinjan su oferta. Este año, en mayo, el crédito de los bancos estatales solo creció un 1,1% frente a un 5% de los bancos privados. Y comparando ese mes con los primeros meses de 2017 la caída en el aumento del crédito de los estatales es de un 90% en comparación con un 66% para los privados.

Además, y espero que sea una causa que dure muy poco tiempo más, la dolorosa situación política en Nicaragua afecta nuestra capacidad de venderle bienes a ese hermano país y también de transportar nuestras exportaciones al norte de Centroamérica.

En estas condiciones es urgente que a la par del ajuste fiscal se ejecuten tareas para:

a) Incrementar sustancialmente la inversión en infraestructura (directa y por concesiones).

b) Estimular el crecimiento del crédito de la banca estatal (aclarar muy convincentemente por parte del Ministerio Público y de los poderes estatales que se persiguen los fraudes y no los créditos fallidos).

c) Eliminar restricciones gubernamentales a la inversión privada como la tramitología excesiva; las tardanzas y las injustificadas demandas de Setena; la tardanza indebida para inscripción de sociedades, de marcas, de productos genéricos, de permisos fitosanitarios, de permisos de construcción.

d) Efectuar cambios en la enseñanza media, en la técnica de secundaria y en el INA para generar habilidades.

e) Todas las relacionadas con propiciar la innovación, y las iniciativas que aumenten la productividad.

f) Tal como lo ha propuesto el gobierno, mejorar la gobernanza hacendaria y establecer en la Constitución reglas fiscales, para dar garantías de que el arreglo fiscal será duradero.