Enviar
Líderes demócratas se oponen a que el ex fiscal llegue a la Cámara Alta
Se complica designación de Burris al Senado

• Jesse White, secretario de Estado de Illinois, dijo que no certificará la designación del sucesor de Barack Obama en el Senado

Washington
EFE

Los líderes demócratas del Senado dijeron ayer que no aceptarán como sustituto del presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, en esa cámara a Roland Burris, nombrado ayer para ese cargo por el gobernador de Illinois, Rod Blagojevich, acusado de corrupción.
“Bajo estas circunstancias, cualquier persona nombrada por el gobernador Blagojevich no puede ser un servidor eficaz del pueblo de Illinois, y como ya hemos dicho, no será confirmado por la bancada demócrata”, indicaron los líderes de ese partido en el Senado en un comunicado.
Los senadores clarificaron que su opinión no tiene nada que ver con la capacidad de Burris para ocupar el cargo, sino que se trata de “la integridad de un gobernador acusado de intentar vender ese escaño”, en alusión a Blagojevich, y que la persona designada por él entraría en el Senado “bajo la sombra de la sospecha”.
Además, instaron de nuevo a Blagojevich, que es demócrata, a dimitir “y permitirle a su sucesor que nombre a alguien” que pueda ser ratificado “sin controversia”.
Blagojevich desafió a los líderes de su partido con el nombramiento de ayer , ya que el 10 de diciembre recibió una carta en la que todos los senadores demócratas le pidieron no designar al sucesor de Obama “bajo ninguna circunstancia”.
De igual manera el secretario de Estado de Illinois, Jesse White, dijo ayer que no certificará la designación de Roland Burris como senador, realizada ayer por Blagojevich
“Como he indicado públicamente en el pasado, no puedo añadir mi firma a un documento que certifique cualquier nombramiento por parte de Rod Blagojevich para el escaño vacante en el Senado de Estados Unidos de Illinois”, dijo White en un comunicado.
“Aunque respeto al ex fiscal general Roland Burris, dada la actual sombra de controversia que rodea al gobernador no puedo aceptar el documento”, afirmó.
El secretario de Estado mantiene el registro estatal y certifica las acciones oficiales.
No está claro si su negativa a colocar su firma bloqueará o atrasará el nombramiento.
El vicegobernador, Pat Quinn, también rechazó ayer en una rueda de prensa la designación de Burris.
“El gobernador cometió un error al desafiar la voluntad del pueblo de Illinois”, dijo.
Quinn señaló que ha sido amigo de Burris durante los últimos 36 años, pero aún así recalcó que también el ex fiscal general se equivocó al aceptar la designación.
Burris, de 71 años, fue el primer afroamericano en ser elegido para un cargo estatal en Illinois cuando, en 1979, fue designado tesorero del estado, un puesto que ocupó hasta 1991.
En la rueda de prensa, Burris, que fue fiscal general del estado de 1991 a 1995, prometió defender “la integridad” del escaño de senador, y dijo que no tiene “ninguna relación” con el caso de corrupción en el que está inmerso Blagojevich.
Burris se negó a decir si el gobernador debería dimitir o no, y destacó que un acusado es inocente hasta que se pruebe su culpabilidad.
Por su parte, Blagojevich, que está en libertad bajo fianza, declaró que la ley le obliga a designar al sucesor a Obama.
Los líderes demócratas en el Senado de Estados Unidos han afirmado que no aceptarán a cualquier persona designada por el gobernador para ocupar el escaño dejado por el presidente electo.
Blagojevich está acusado de querer vender el escaño de Obama a cambio de cargos públicos para él mismo y su esposa.
Además, se le acusa de haber intentado extorsionar a la empresa periodística Tribune, propietaria del diario “Chicago Tribune”, a cambio de la autorización para vender el estadio deportivo Wrigley Field, sede de los Chicago Cubs.
Ver comentarios