Enviar
Alterra presentó ayer a las 3.30 p.m. el plan de cesión de acciones a nueva empresa
Se avecina nuevo operador para el Juan Santamaría

• Aún restan seis trámites burocráticos para conocer suerte del proyecto aeroportuario

• Obras en el Juan Santamaría no arrancarían antes de fin de año

Danny Canales
[email protected]

El consorcio liderado por Houston Airport Group Development Corporation (HASDC) está más cerca de su meta de asumir la operación y ampliación del aeropuerto Juan Santamaría.
Ayer, poco antes de las 3.30 p.m., los representantes de Alterra formalizaron la propuesta para cederle a ese grupo su participación en el contrato para modernizar y operar la terminal aérea.
Aunque la medida es un paso más en el afán de concluir los trabajos de ampliación del Juan Santamaría, todavía no es definitivo que el traspaso llegue a consumarse.
HASDC –integrado por las firmas Houston Airport System, de Estados Unidos; Andrade Gutiérrez Concesiones de Brasil y ADC Management de Canadá— se acercó al Alterra luego de enterarse del deseo de los dos principales socios de la empresa de negociar el 95% de participación accionaria que tienen en el plan aeroportuario.
El traspaso de acciones fue la solución acordada por los accionistas de Alterra para evitar que el Consejo Técnico de Aviación Civil (Cetac) terminara anticipadamente el contrato.
El Cetac había dado tiempo hasta ayer a las 4 p.m. a la empresa para que presentara un planteamiento de remediación del proyecto o de lo contrario daba por rescindido el contrato.
La propuesta presentada contiene cuatro puntos fundamentales: el técnico operacional, el legal, el financiero y el plan de obras, comunicó Viviana Martín, presidenta del Cetac.
Ahora lo que viene es una serie de trámites burocráticos con los que, según cálculos, la reanudación de los trabajos en el aeropuerto no empezaría antes de fin de año.
Aún está pendiente la construcción de la terminal de pasajeros y una pista de rodaje paralela, así como la ampliación de las salas de abordaje y del área de migración.
El costo de las obras aún no ha trascendido, sin embargo, ya se acordó que el financiamiento para los trabajos lo daría el Banco Centroamericano de Integración Económica, confirmó Alfredo Ortuño, director para Costa Rica del banco regional.
Para poder reanudar las obras, se deben cumplir seis pasos y la participación y aprobación de tres entidades: el órgano fiscalizador del contrato, el Cetac y la Contraloría General de la República.
Las tres entidades deberán analizar no solo el traspaso de acciones del plan aeroportuario sino también un addendum al contrato, para actualizar el cronograma de obras y ampliar en cinco años el plazo.
Si ambos documentos logran pasar la fiscalización de esos organismos, el Cetac daría de inmediato la orden de inicio al nuevo operador para que asuma la operación y los trabajos de ampliación del Juan Santamaría.
En caso contrario, el Estado iniciaría las gestiones para asumir la operación del aeropuerto en conjunto con la Organización de Aviación Civil Internacional, expuso Martín.
Otro panorama pesimista que podría presentarse en el camino es que HASDC desista de seguir con el proyecto, al encontrar que no le es rentable.
Cabe destacar que el grupo interesado tiene poco tiempo de haber sido escogido como su probable sucesor. Alterra designó a HASDC de un proceso en el que se acercaron ocho grupos interesados.
Fuentes cercanas a LA REPUBLICA comentaron que a pesar de los estudios que ha realizado el consorcio interesado en el proyecto, no está totalmente empapado de todos los pormenores.
El nuevo operador deberá no solo asumir el mismo contrato de Alterra, sino que también deberá hacerse cargo de las contingencias que tiene pendiente el actual operador, entre los que destacan multas por presuntos incumplimientos.
El inicio del plan de terminación anticipada del contrato aeroportuario para modernizar el Juan Santamaría lo inició el Cetac en diciembre de 2006.

Sin embargo, en febrero pasado el Consejo abrió el tercero, un último paso del proceso y le concedió a Alterra 60 días hábiles (90 naturales) para que encontrara una remediación. Ese es el plazo que venció ayer.
El Cetac argumentó incumplimientos graves del contrato por parte de Alterra para dar trámite al plan de conclusión prematura del contrato.
Las diferencias entre Aviación Civil y el operador del aeropuerto surgieron en marzo de 2003, cuando el primero —cumpliendo un mandato de la Contraloría— acordó no reconocerle a la empresa $18,6 millones en el modelo financiero.
Desde entonces los bancos acreedores de Alterra, encabezados por la Corporación Financiera Internacional, acordaron no girarle más dinero al proyecto aduciendo que el aeropuerto no garantizaba los recursos suficientes para terminar las obras y pagar la deuda de $90 millones que había asumido la empresa con ellos.
Debido a la posición de los bancos Alterra ha detenido la construcción de los trabajos en tres ocasiones, lo que ha demorado en casi cuatro años la conclusión de los trabajos.










Ver comentarios